Por Matías Resano 
mresano@cronica.com.ar 

Carlina Pacheco es peluquera y necesita ayuda para ayudar. Su objetivo es asistir a las personas en situación de calle y hacerlo con el fruto de su esfuerzo. Entonces, proyecta y busca un espacio en el que pueda cortar el cabello a cambio de alimentos no perecederos para donar a quienes más lo necesitan.

"Trabajo en varios locales de estética, también a domicilio y al mismo tiempo, trato de ayudar a aquellos que no tienen un techo, de la forma que pueda", cuanta en diálogo con Crónica la estilista de La Plata. Para ello, entonces, asiste con alimentos a las personas en situación de calle.

Actualmente, colabora con tres familias que viven en la intemperie, principalmente a Marcela y a su hijo, de 17 años, que duermen en un colchón dentro de las instalaciones del Hospital Sor María Ludovica. "Necesito hacer algo urgente por ellos, porque con este frío corren serios riesgos. Hay mucha gente que en su misma situación murió, y Marcela estuvo una semana sin comer. Eso es muy doloroso y no puedo tolerarlo, por eso mi primer objetivo es conseguirles una casa", explica Carlina consustanciada con la problemática.

En paralelo, la peluquera trabaja con la fundación "Sumando Voluntades" a través de la que ya puso en marcha su campaña solidaria. En efecto, solicita alimentos y prendas de vestir para Marcela y su hijo, quienes hace tres meses debieron abandonar la propiedad que alquilaban por falta de recursos.

Un sueño grande

Pero la meta que se trazó Carlina es aún mayor."Quiero tener un hogar en donde pueda albergar a quienes no tienen un techo, porque mi deseo es sacar a toda la gente que vive en la calle". Y para ello, y más allá de solicitar ayuda, la peluquera se propone poner en marcha un salón a beneficio. "Necesito un espacio, como un salón para cortar el pelo a cambio de mercadería", explica.

¿De dónde parte su vocación solidaria? Carlina cree que tiene que ver su propia experiencia de vida. "A los dos años mi mamá me dio en adopción porque no me podía dar de comer. Vivía en Tucumán y me adoptó un matrimonio, que fueron muy buenos padres. Ellos ayudaban en hospitales y me transmitieron esta voluntad de ayudar", confesó con orgullo.

Por eso, ya adulta, quiere por una parte, evitar que cualquier madre deba separarse de sus hijos por no tener qué darles de comer y al mismo tiempo, copiar el ejemplo de sus padres de corazón que le enseñaron la importancia de hacer el bien. A quien pueda colaborar con Carlina, comunicarse con el 0221-15-420-2774.

Ver comentarios