Juan Medina estaba jugando al fútbol con sus amigos a orillas del arroyo Chujchala, cuando y en una jugada desgraciada, el balón cayó al agua. De inmediato, el chiquito de 11 años intentó recuperar la pelota pero fue arrastrado por la corriente. 

En una escena dramática, un poblador de la zona oyó los gritos de auxilio y se arrojó velozmente, acción que le permitió rescatar a Juan, que fue llevado a la sala de urgencias del hospital zonal de Las Termas de Río Hondo, donde no lograron reanimarlo y finalmente murió.

La Justicia del Crimen de turno, a cargo de la investigación, ordenó trasladar el cuerpo del menor a la morgue judicial, donde le realizarán la correspondiente autopsia.