El viernes, un grupo de pasajeros debía abordar su vuelo de la empresa Flybondi en el aeropuerto de Iguazú con rumbo a El Palomar. Sin embargo, la aerolínea canceló el viaje por problemas climatológicos dejando varadas a las personas.

Algunos optaron por pagar diferencias de hasta 7 mil pesos para abordar otros vuelos, y también estuvieron los que abonaron una noche de hotel ante la promesa de que este sábado a la mañana partiría el vuelo. Sólo un puñado de 50 pasajeros exigió a la empresa que les paguen la noche de alojamiento y comida por la reprogramación.

Entre ellos está Fabricio quien en diálogo con Crónica contó: "El vuelo se pasó para hoy a 10 am. Nos hicieron embarcar pero nosotros no tuvimos prioridad. Salió con los pasajeros correspondientes al vuelo de hoy. Como estaba lleno, sólo 3 personas de las varadas pudieron subir".

 

 

Sin respuestas de las autoridades, se vivieron momentos de tensión y gritos en el aeropuerto. Entre los damnificados habían varios chicos y gente mayor que hasta tuvo problemas con la presión por el disgusto.

 
En Neuquén, también varados
 

Alrededor de 300 personas se encontraban varadas desde hace más de 48 horas luego de que la low cost suspendiera sus vuelos de la semana entre Neuquén y Buenos Aires, y viceversa. Algunos debían salir el lunes, otros el miércoles, pero finalmente lo harían este sábado.

Sin embargo eso no ocurrió por lo que los pasajeros siguen con bronca e indignación, a la deriva y esperando novedades en el Sur y en Ezeiza.