El pequeño espécimen que atemoriza a la provincia.

Desde el Ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación bonaerense aseguraron que están abordando la plaga del barigüí en la cuenca del río Salado con la complejidad que requiere el caso.

El propio ministro, Jorge Elustondo, afirmó que la provincia trabaja en un “abordaje científico, integral y sistémico para dar respuesta ante la plaga del barigüí”.

Se trata de un insecto negro de pequeñas dimensiones, que muerde a humanos y animales y que en la actualidad se encuentra en cantidades inusuales en 35 municipios, a raíz de las recientes inundaciones.

Elustondo puntualizó que se trabaja en conjunto entre los municipios de la cuenca del Salado, los ministerios de Salud y de Agroindustria, la Comisión de Investigaciones Científicas (CIC) y el Organismo Provincial para el Desarrollo Sostenible (OPDS).

Subrayó que un grupo de biólogos y epidemiólogos se reunieron en la ciudad de Bragado para acordar con los municipios el uso de bacterias denominadas BTI aplicadas por medio de un producto biológico de carácter natural formulado para su empleo en ambientes acuáticos, con el propósito de eliminar tanto las larvas del barigüí, como de los mosquitos y jejenes.

Agregó que “los municipios están actuando: hay una aplicación para matar el adulto que muerde, que se hace con insecticidas de baja toxicidad en parques y plazas; mientras que otra aplicación es un control biológico que se hace en los bordes de las corrientes de agua”.

Combatirlo con larvicida
El especialista del Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas (CONICET), Juan José García, recomendó este miércoles combatir al barigüí con un larvicida y en el río, y en cambio evitar la fumigación directa por el efecto de “resistencia a los químicos" que genera en las poblaciones de insectos que afectan a los municipios bonaerenses.

García, investigador del Centro de Estudios Parasitológicos y de Vectores (CEPAVE) del CONICET, explicó que “los municipios recurren a métodos que disminuyan drásticamente el nivel de insectos adultos picando y utilizan algún insecticida volteo rápido, de baja toxicidad y poco poder residual, pero ante estos químicos el insecto genera resistencia”.

El barigüí es una “mosquita mordedora” que se desplaza mucho, tanto en el sector rural como el urbano, situación que hace muy difícil un control químico contra ese insecto, indicó el especialistas a radio Provincia.

"La solución más efectiva para combatir al insecto es la bacteria BTI, un producto biológico de carácter natural, formulado para su empleo en ambientes acuáticos”, explicó García.

El producto, cuya base es una bacteria de suelo, "es el adecuado, interrumpe el ciclo de vida de las larvas y evita que lleguen a su forma adulta voladora” afirmó el especialista.

Fuente: Télam