Autoridades porteñas anunciaron que se harán cargo de los gastos de la funeraria de la familia Aranda, que veló y sepultó por error el cuerpo de Sandra Ávalos (41) en el cementerio de Monte Grande, como consecuencia de "un error administrativo" del Hospital Muñiz que "confundió" la entrega de los cadáveres. Los familiares de Ávalos, en tanto, reclamaron ante la Justicia la exhumación "urgente" de su cuerpo.

Desde esta mañana, la familia de Ávalos se presentó junto con su abogada para pedir la exhumación de su cadáver en la a Fiscalía Nacional 57 en lo Criminal y Correccional, donde recayó la denuncia policial realizada por el ministerio de Salud porteño.

"La Justicia y el Hospital nos dicen que fue un error administrativo y como no es una causa penal, no reviste carácter de urgencia, pero nosotros queremos una respuesta hoy", indicó Daniela, la prima de Ávalos, quien reclama el cuerpo junto con el resto de la familia desde el domingo pasado.

El caso, que fue primicia de crónica.com.ar, trascendió el pasado martes cuando los familiares de Ávalos denunciaron que personal del Hospital Muñiz entregó el cadáver de la mujer (53) a otra familia, de apellido Aranda, que lo veló y sepultó en el cementerio de Monte Grande. Este error derivó el miércoles en la renuncia de la directora de ese centro de salud, Mabel Nogueras.

Según informaron desde el Ministerio de Salud porteño, esa dependencia inició un sumario para investigar lo sucedido el último sábado y determinar la responsabilidad de otras cuatro personas, que fueron apartadas de su cargo.


"Apartamos del cargo a la directora y a cuatro personas más hasta que se determine el grado de compromiso sobre este grave error", indicó director general de Hospitales de la Ciudad de Buenos Aires, Sergio Auger, quien agregó que asumirán los gastos de la funeraria que deba abordar la familia Aranda del partido bonaerense de Esteban Echeverría.

Por otro lado, Auger confirmó que el hospital continúa sus funciones de forma normal y que hasta tanto designen un nuevo director en el centro de Salud, remitirán los requerimientos a él.

"Estamos muy consternados. Este fue un hecho muy grave porque está en medio el dolor de las familias", dijo el director general y explicó que a pesar de que ambas familias habían identificado a sus seres queridos, se entregó por error a la cochería un cadáver a la familia equivocada. 

Ávalos murió el 5 de julio pasado tras estar internada por una neumonía, a diferencia de horas de la familiar de los Aranda, que sufrió un paro cardiorrespiratorio. Esta última familia espera ahora la entrega del cuerpo. 

Ver más productos

El beato Juan Franscisco Marinoni, en el recuerdo de la iglesia católica.

La iglesia recuerda hoy al beato Juan Francisco Marinoni

Perón y Evita, una nueva era política en el país

De Perón a Fernández, un país siempre convulsionado

Los feligreses demostraron la devoción por la Virgen en su día (Carlos  Ventura - Diario Crónica)

Ceremonia impregnada de espíritu bergogliano

Ver más productos