Por Florencia Golender 
@flopagolender 

La frágil estabilidad que atraviesa la macroeconomía argentina chocó con el "lunes negro" de los mercados mundiales por efecto de la crisis global por el coronavirus. Ahora, el país suma otra incógnita a su delicada situación en plena renegociación de la deuda externa con el FMI y con bonistas extranjeros: cuánto se prolongará el pánico de los mercados.

Este lunes, el Merval cayó 13% y el riesgo país llegó a lo más alto desde hace 15 años, al trepar 799 unidades respecto del mes anterior. La turbulencia financiera mundial se plasmó claramente en la variación de los precios de un insumo clave como el petróleo que bajó 30% en un día.

Mientras el riesgo país se disparaba a 2.768 puntos, los bonos bajaron 6%. En Wall Street, los ADR de empresas argentinas profundizaron sus pérdidas y en el caso de YPF perdió 23,1%. En el mercado cambiario local, el dólar con el recargo del 30% cotizó a $84,11, el mismo valor del viernes, producto de la intervención del Banco Central, que habría vendido alrededor de u$s 100 millones.

El analista económico y director de Focus Market, Damián Di Pace, explicó a Crónica que "esta crisis global profundiza los problemas de la Argentina. Primero, frente a la negociación de la deuda porque Argentina sólo representa el 0,6 % de la deuda sobre el Producto Mundial. Entonces, el mundo estará más preocupado por el mundo que por Argentina. También impacta la fuerza de la devaluación de monedas de países emergentes como el real brasileño o el peso mexicano. Si el mundo revisa a la baja sus proyecciones de crecimiento para Brasil, nuestro principal socio comercial, lo hará también para Argentina".

Vaca Muerta

A su vez, Andrés Asiain, director del Centro de Estudios Económicos y Sociales Scalabrini Ortiz (CESO), opinó: "El desplome financiero compromete la economía argentina, no sólo por su impacto a corto plazo, sino también por cuestiones de mediano y largo plazo, por ejemplo si la baja del petróleo se da en forma prolongada (por desacuerdos entre Rusia y Arabia Saudita) las consecuencias negativas en proyectos de desarrollo y producción de hidrocarburos, como es en Argentina Vaca Muerta, podrían dañar un sector clave al que apuesta el gobierno para generar exportaciones y hacer viable el cronograma de pagos futuros de deuda".