La nueva edición del Programa Internacional de Evaluación de los Alumnos (PISA) demostró que la educación argentina en el área de las matemáticas está mal. Mientras que en ciencias naturales se mantuvo estable, la buena noticia para la Argentina volvió a llegar de la mano de lectura, donde tuvo una pequeña mejora.

La comparación se da con la prueba de 2012, ya que en la última edición, la del 2015, Argentina fue eliminada del ranking por anomalías en la muestra de estudiantes que rindió el examen. La propia OCDE aclaró en el informe que los resultados “no son comparables” a los de tres años atrás.

En PISA 2018 los estudiantes argentinos obtuvieron 402 puntos en Lectura: 6 puntos más que en la edición anterior, de 2012, y muy lejos del promedio de la OCDE (487). Esa cifra colocó a la Argentina en el puesto 63 de 77 países. En Matemática obtuvieron 379 puntos, un retroceso de 9 puntos con respecto a la edición previa (el promedio de la OCDE es 489). Mientras que en Ciencias, el puntaje de Argentina fue 404: apenas 2 puntos más que en 2012 (el promedio de la OCDE es 489).

En el ranking global, la Argentina en la actualidad ocupa el puesto 63 en lectura, el 71 en matemática y el 65 en ciencias. En la edición 2012, cuando fueron evaluados 65 países y economías -14 menos que en esta edición-, los lugares en el listado habían sido: 58 en lectura, 57 en matemática y 65 en ciencias.

Los datos surgen del informe “¿Cómo le fue a Argentina en las pruebas PISA 2018?”, de Víctor Volman y Axel McCallum, del Observatorio Argentinos por la Educación. El informe hace foco en los resultados de Lectura, Matemática y Ciencias de la prueba PISA 2018, que evalúa una muestra de estudiantes de 15 años de edad. En esta edición participaron 78 países (aunque no se publicaron los datos de España en el área de Lectura).

“Cualquiera haya sido el recorrido previo de Argentina en PISA y la situación de los países de la región, el dato movilizador es que el sistema educativo ha logrado para la mitad de los estudiantes argentinos alcanzar y superar un  nivel básico en su dominio de la lectocomprensión, pero, eso sí, está en deuda con la otra mitad del estudiantado”, afirma Irene Kit, presidenta de la Asociación Civil Educación para Todos.

Sobre los alcances de esta prueba, Kit sostiene: “PISA propone una medición interesante de la capacidad lectora, así como en matemática y ciencias del mundo natural, y aporta mucha información de prácticas escolares y situaciones personales sobre las cuales hacer base para poder ampliar las oportunidades de aprender y desarrollar capacidades significativas para todos los y las adolescentes, en especial para aquellos que más necesitan de la escuela”.

El informe compara los resultados de Argentina con los desempeños en ediciones previas: 2000, 2006, 2009 y 2012. Si bien el país participó de PISA 2015, los resultados de esa edición no fueron considerados válidos para Argentina por falta de representatividad de la muestra. En 2018 la muestra de la prueba fue representativa del 80,6% de la población objetivo (estudiantes de 15 años) de Argentina: se evaluó a 11.975 estudiantes en 458 escuelas. El país incrementó la cobertura en 26 puntos porcentuales con respecto a PISA 2015. En América Latina, solo Chile tiene una cobertura mayor (89,3%).

“Los resultados de PISA deben preocuparnos, la constante es que más allá del gobierno los resultados siguen bajando. No nos engañemos, estamos mal”, sostiene Gustavo Iaies, director de la escuela de Gestión Educativa de ESEADE. Y agrega:“ PISA es una prueba que mide habilidades para ingresar al mercado del empleo, es decir, para incorporarse a una economía productiva. Cabe reflexionar sobre los problemas de productividad de nuestra economía después de leer éstos resultados”.

Ver más productos

San Nicolás Bari, en el recuerdo de la iglesia católica.

La iglesia recuerda hoy a San Nicolás de Bari

El llamativo faltazo de un hombre clave de Macri en su despedida

El llamativo faltazo de un hombre clave de Macri en su despedida

Alberto Fernández y Macri, juntos en una misa

Alberto Fernández y Macri, juntos en una misa

Ver más productos