Por Fedra Abagianos
@TrinityFlux

"Federal, plural, democrático, autónomo, horizontal, autosostenido, autoconvocado, plurinacional, feminista, popular, diverso", así se define el 34° Encuentro Nacional de Mujeres y Disidencias que se llevó a cabo en la ciudad de La Plata, que comenzó el sábado 13 de octubre y que finalizará el lunes 15. Un encuentro en el que entre trabajadoras, campesinas, originarias, estudiantes, amas de casa, profesionales, emprendedoras y desocupadas, se calculaban unas 200 mil mujeres de todo el país y a las que ni las intensas lluvias ni las inundaciones pudieron detener. 

Mujeres que desde el dolor y la bronca, desde la organización y la lucha, se encontraron para contenerse y ayudarse, para conocerse entre todas, para aprender y defender sus derechos. Jornadas en las que se empoderaron abuelas, madres e hijas, para ser cada vez más. Jornadas para hermanarse frente al patriarcado a través de charlas debates, asambleas, festivales, actividades culturales y talleres, para compartir distintos espacios y lograr un mismo objetivo: una movilización inédita. 

Más de 200 mil mujeres se esperaban en el 34 Encuentro Nacional de Mujeres. (Foto: Rubén Paredes)

"Todas unidas podemos cambiar este mundo de miércoles que nos quieren dejar", dijo por ejemplo María Isabel Huala, la madre de Facundo Jones Huala, en la Asamblea de feministas del Abya Yala desde el Palco de la Plaza San Martín. 

Mientras que Naira Leites del Movimiento Mujeres Negras de Brasil expresó: "Somos mujeres negras que enfrentamos el racismo cotidianamente, el racismo que define si comemos o no, si vivimos o no. Si somos violadas o no".

"Todas unidas podemos cambiar este mundo de miércoles que nos quieren dejar"

Algunas en tren, otras en colectivos, solas o en grupos, todas llegaron a la capital de la provincia para sumarse al multitudinario encuentro del fin de semana. Preparado con bastante tiempo de anticipación y esperando que llegue el 13 de octubre, durmieron en carpas, en casas de amigos o familiares, en pequeños departamentos alquilados, en habitaciones de hoteles o en escuelas. También hubo quienes fueron con la intención de vender sus artesanías mientras que otras fueron con la intención de comprarlas.

El encuentro era para todas sin importar de dónde vinieran ni qué hicieran. Con dibujos violetas en los rostros, con pañuelos de diversos colores colgados de las mochilas, con fotos mujeres convertidas en referentes estampadas en los bolsos, con carteles o con canciones para interpretar solas o entre muchas, todas expresaban sus deseos como género. 

El dolor por las que no están o por las que aún no aparecen como Roxana Villalba quien lleva desaparecida desde hace más de diez meses, se hizo presente. Las cientos de mujeres víctimas de femicidios eran recordadas en cada espacio del encuentro. 

"Somos mujeres negras que enfrentamos el racismo cotidianamente, el racismo que define si comemos o no, si vivimos o no. Si somos violadas o no".

Decenas de expositoras y centros culturales abiertos tanto para los talleres como para las charlas debate o para las asambleas en pos del conocimiento de derechos, el acceso a la información y al intercambio de experiencias vividas. La plaza San Martín, su escenario y alrededores estuvieron repletos de mujeres orgullosas de su ser y sus ideas."Que se acabe el silencio", gritó la multitud al unísino durante varios momentos en rebeldía contra la opresión del género y sus injusticias. 

Ni las tormentas, ni la crisis económica, ni las diferencias las detuvo. El encuentro fue plurinacional y multitudinario. 

Sonia y Sofía son madre e hija y este es su segundo encuentro. (Foto: Rubén Paredes)

Sonia tiene 42 años y es docente. Es el segundo encuentro al que asiste con su hija Sofía de 16 años. Llegaron el sábado desde Laferrere, partido de La Matanza y se quedan hasta hoy. Desde hace meses planificaron su viaje luego de la experiencia de Rosario en 2016.  

"Vemos que hay cada vez más chicas que se unen y se hace más masivo", contó Sonia en diálogo con  Crónica,  y agregó: "Es como una fiesta, todas estamos esperando el momento de estar todas juntas, todo se va preparando desde cada lugar". 

Ambas duermen en una escuela en las afueras del centro de la ciudad, donde se alojan junto a otras mujeres de distintas localidades o provincias. Desde hace seis meses que lo vienen organizando y fueron juntando dinero de a poco a pesar del difícil momento económico. 

"Vemos que hay cada vez más chicas que se unen y se hace más masivo"

"Emoción, tristeza y la mezcla de tantas cosas. Pensar que nosotras podemos hablar, decir, estar acá presentes, sentirnos parte y sin embargo hay tantas chicas y mujeres que no pueden", expresó Sofía con emoción. 

"Vamos a hacer lo posible para también venir al próximo encuentro", aseguraron las dos. 

Gisela viajó desde Jujuy por primera vez. (Foto: Rubén Paredes) 

Gisela Colombo tiene 38 años, es jujeña y el encuentro es su primer viaje. Llegó el sábado y se aloja en la casa de parientes. 

"Me gusta la información que recibí y conocer las experiencias de otras mujeres", dijo Gisela sobre el taller de violencia de género al que asistió. 

"Hay más mujeres que se unen a la lucha y entre todas podemos abrir puertas y ser escuchadas", expresó. 

Paula es artesana y llegó con otras 120 mujeres desde Córdoba. (Foto: Rubén Paredes)

Paula Vázquez tiene 42 años y vino desde Córdoba en tres buses que alquilaron junto a otras 120 artesanas. Ella no sólo participó del encuentro sino que además puso su paño con bijouterie para vender.  

"Desde el encuentro de San Juan que no falto a ninguno. Empezamos a descubrir un mundo distinto, que veníamos atravesando pero que no sabíamos cómo expresarlo", aseguró. 

Paula está sorprendida por la gente que se sumó este año, tanto mujeres mayores como jóvenes para las que éste fue su primer encuentro. "Hay un crecimiento mayor, se vio en Trelew que las distancias no nos detienen".  

Para la artesana, todo el años las mujeres se van preparando para este encuentro. "Vamos como tomando una pastillita todos los días del año y estos tres días nos prendemos fuego", expresó riendo.

"Hay un crecimiento mayor, se vio en Trelew que las distancias no nos detienen".  

"Nos vamos todas contentas, felices y descargadísimas para empezar de nuevo hasta el año siguiente", dijo Paula y concluyó:  "Que siga siendo un de boca en boca, así se construyó y así seguirá creciendo.  Eso es lo bueno".  

Ver más productos

San Margarito Flores, en el recuerdo de la iglesia católica.

La iglesia recuerda hoy a San Margarito Flores

Macri planea resolver la transición por decreto

Macri planea resolver la transición por decreto

La Amazonia y la destrucción del mundo

La Amazonia y la destrucción del mundo

Ver más productos