Mientras se aguarda la mejora de las condiciones climáticas para comprobar si tres contactos con el lecho marino se corresponden con el submarino ARA San Juan, seis buques volvían a rastrear la zona en la que se produjo la última comunicación y el evento compatible con una explosión el pasado 15 de noviembre, cuando desapareció la nave.

Así lo indicó el capitán Enrique Balbi, vocero de la Armada Argentina, en una nueva conferencia de prensa en el Edificio Libertad, en la que señaló que no se descarta encontrar "nuevos contactos" que podrían revelar la presencia del submarino en el área de 40 kilómetros de radio y unos cuatro mil cuadrados que ya había sido rastrillada en su totalidad.

"Hubo algunos contactos que se hicieron con un sensor y otro buque con otro sensor no pudo encontrar. Por eso pudo haber pasado que un contacto directamente no pudo ser detectado", explicó, mientras que informó que en estos momentos rastreaban el fondo cinco buques argentinos y uno de la Armada de Chile.

En tanto, se prevé para el viernes y el sábado próximos la llegada de los buques rusos y estadounidenses "Shanktar" y "Atlantis", respectivamente, con aparatos sumergibles capaces de llegar a más allá de los seis mil metros de profundidad.

Balbi destacó que los tres contactos que resta comprobar rondan entre los 700 y los 800 metros de profundidad.