Por Florencia Golender
@flopa01

El Ministerio de Energía, que conduce Juan José Aranguren, las empresas distribuidoras de la zona metropolitana, Edesur y Edenor, y las asociaciones de defensa del consumidor, entre otros, se dieron cita  en la audiencia pública organizada por el Ente Nacional Regulador de la Electricidad (ENRE).

“La audiencia es una instancia previa al armado del cuadro tarifario, un espacio de discusión, pero el gobierno y las empresas llegaron con el aumento ya definido”, explicó a Crónica Pedro Bussetti, presidente de Defensa de Usuarios y Consumidores (Deuco).

Cuadro tarifario

En la ciudad de Buenos Aires y el conurbano, la luz aumentará en promedio un 43% desde el mes que viene. 

Las boletas que lleguen en enero, entonces, serán un 39% más caras para el 90% de los usuarios y un 47% para el 10% restante. Se calcula que el acumulado de ambos ajustes resultará en un precio de la luz 70% más caro en el lapso de tres meses.

En año electoral, el gobierno retrasó los incrementos para evitar que se repita el malestar de 2016, cuando la electricidad subió 160% promedio. La decisión derivará en un verano de ajustes, que en el caso de la luz entrará en vigencia en los meses de mayor consumo a raíz del uso del aire acondicionado. 

“Si se tienen en cuenta los primeros cambios tarifarios, la luz aumentó durante 2015 y 2016 entre 700 y 1.000 por ciento”, resaltó Bussetti.

En febrero (a pagar los primeros días de marzo), el 90% de los clientes de Edesur y Edenor tendrán un aumento del 18% como tope, mientras que el 10% se verá afectado por un techo del 28%.

También el gas

“En enero, los hogares recibirán paralelamente el aumento del gas, que en la zona metropolitana será de un promedio del 45%, según definió el gobierno en la audiencia del último miércoles”, indicó el presidente de Deuco. 

Por su parte, el fundador y representante legal de Consumidores Libres, Héctor Polino, opinó sobre el cuadro de Metro gas y Gas Natural BAN que “un nuevo aumento sería abusivo y va a repercutir negativamente en vastos sectores de la clase media que no califica para acceder a la tarifa social, y que tampoco tiene capacidad económica suficiente para afrontar un nuevo tarifazo”.

La función de la audiencia

El ministro Aranguren, sostuvo en diálogo con la prensa que su cartera tiene la obligación de “tomar nota de lo que se dice en las asambleas públicas, hacer un reporte y elaborar los cuadros tarifarios” (están a cargo del Enre).

Sin embargo, hubo fuertes quejas de los representantes de los usuarios. Bussetti consideró “una falta de respeto para los expositores que la audiencia se tome como un mero trámite administrativo”.

“Se iba a discutir por la mañana el precio mayorista de la luz y por la tarde el que llega a los hogares. Pero informaron directamente el precio final, no hubo debate”, aseguró el representante de Deuco.

Golpe para los comercios

Según adelantó a este diario Bussetti, los pequeños y medianos comerciantes recibirán boletas con un 55% de aumento promedio. “El usuario comercial también viene muy afectado por los incrementos tarifarios de los últimos dos años”, opinó Bussetti.
 
En el interior, 38%

El subsecretario de Energía Eléctrica, Alejandro Sruoga, indicó que en el interior, el aumento de la luz será menor que en Capital y alrededores.

Sobre un verano con menos cortes de electricidad, detalló que ya “superamos la emergencia con la potencia nueva, los 1.245 Mw de mejora de la disponibilidad, los 3.000 Mw de la oferta emergencial y la que se incorpore con energías renovables y ciclos combinados”.