Por Florencia Bombini 
@florbombini

Jonathan sólo quería ir a jugar al pelotero mientras sus padres terminaban de cenar en una pizzería, pero la salida familiar terminó con un llanto incesante del menor luego de que no lo dejaran pasar a jugar y lo acusaran de "gordo". El hecho ocurrió el pasado domingo en Río Cuarto, Córdoba, cuando el nene de sólo siete años estaba en un restaurante junto con su mamá, su papá, sus tres hermanos y otros familiares.

El dueño del lugar los invitó a disfrutar del castillo inflable que estaba frente al local y el menor accedió junto con su hermano mayor de 13 años. Sin embargo, cuando llegó recibió la aberrante respuesta del responsable de la zona de juegos y regresó llorando hacia la mesa.

La familia hizo la denuncia en Defensoría del Pueblo, con el único fin de que "le pidan perdón a mi hijo", según le comentó su mamá, Jésica González, a este medio. La mujer recordó que "fue una situación muy fea" la que debieron atravesar ese domingo por la noche. En su relato, además, destacó que "el hombre del pelotero le dijo que se bajara porque era muy gordo y que, como era un inflable, lo iba a reventar".

En tanto, según la denuncia de la familia, el hombre acusó al menor de "pesar 80 kilos", información que, por supuesto, no es correcta. "El nene tiene 7 años y está en tratamiento porque es diabético. Es una locura lo que dijo ese hombre". Al momento del hecho, "mi marido se cruzó y el hombre le respondió lo mismo, que iba a aplastar el inflable. Después fui yo y me dijo: ¿No ves que es muy gordo?".

Mientras tanto, Jonathan no paraba de llorar, más allá de los intentos de su familia y del personal del restaurante por calmarlo.

No tiene consuelo

A pesar de que pasaron varios días, el menor no puede desprenderse de semejante situación. "No hablamos del tema, porque se pone muy mal. Esta semana vinieron de una radio a mi casa, le hicieron unas preguntas y se largó a llorar y se fue a la habitación", recordó Jésica.

En tanto, señaló que "es la primera vez que nos pasa esto" y que su hijo "no tiene problemas de ningún tipo con nadie". Incluso, resaltó, "es el mejor amigos de todos en el colegio". Más allá de la difusión que tomó este caso de discriminación (mucho tuvo que ver la Fundación Pensando en Vos de aquella ciudad), aún no se han comunicado con la familia desde el lugar donde ocurrió el hecho. "Lo único que quiero es que le pidan perdón al nene, nada más", solicitó en forma desesperada su mamá.