La Reanimación Cardiopulmonar, más conocida como RCP, es una maniobra de emergencia que consiste en aplicar presión rítmica sobre el pecho de una persona que haya sufrido un paro cardiorespiratorio para que el oxígeno pueda seguir llegando a sus órganos vitales.

Si bien la explicación pueda llegar a sonar un poco complicada, los especialistas remarcan que la técnica es sumamente fácil para realizar y que un chico o chica de 12 años ya tiene la fuerza suficiente para hacerla.

"Los chicos son esponjas que absorben todo lo que aprenden. Mientras más chicos aprendan, mejor", sostuvo Diego Rodrigo Pereyra, Director Médico del centro de capacitación Medivac.

El profesional, en una charla con Crónica, dio detalles sobre lo que es la técnica y la importancia de la misma: "Lo que se hace es una maniobra para mantener en funcionamiento al corazón. El corazón se puede detener por dos cuestiones: una, porque se tapa alguna de las arterias que riega al órgano. La otra, en cambio, ocurre por una arritmia, que es un trastorno en la conducción eléctrica".

Si bien la más complicada en solucionar es la primer opción, el profesional profundizó en que cuando ocurre una arritmia, alguien que tenga conocimiento de reanimación cardiopulmonar puede salvar a esa persona.

"Cada fibra sigue latiendo y un choque eléctrico rápido puede volver todo a la normalidad. La técnica consiste en comprimir el tórax de una forma fuerte y rápida, lo que hace circular la sangre por todo el cuerpo. El objetivo de esta tarea es que llegue oxígeno al cerebro", detalló Pereyra, quien subrayó la importancia de contar con un desfibrilador.

"Si hago RCP sólo con mis manos, la chance de sobreviva aumenta en un 4 por ciento. Es decir, que de 100 personas, se salvan solamente 4. En cambio, con un desfibrilador, esa chance sube hasta un 75 por ciento", remarcó el especialista.

La importancia de tener un desfibrilador (Foto: Rubén Paredes)

Con estos datos, el médico dejó en claro la importancia de tener estos equipos en todos lados, los cuales tiran descargas eléctricas que aumentan notablemente las chances que sobreviva. "Por cada minuto que pase que nadie le haga nada a una persona que está en paro cardíaco, las chances de sobrevivir disminuyen un 10 por ciento. Es decir que en 10 minutos sin que nadie haga nada, la persona muere. Es vital que todo el mundo sepa hacer RCP y que haya desfibriladores de acceso rápido en todos lados", explicó, a su vez que destacó que "cada vez más gente toma consciencia pero todavía no hay una ley que lo exija".

En este contexto, cabe destacar que en el año 2015 se promulgó la Ley 27.159, sobre muerte súbita y sistema de prevención integral. En esta norma, se explica lo que es la técnica de RCP y para qué sirve un Desfibrilador externo automático (DEA), pero nunca se reglamentó, por lo que no hay un manual de instrucciones ni tiene obligatoriedad.

"Que la gente pierda miedo a usar un desfibrilador. Muy poca gente sabe lo que es el equipo porque aún falta trabajar para que todos sepan cómo usarlo y en qué circunstancias. Esto es una cuestión de transición en el tiempo para que, en un futuro no muy lejano, todo el mundo pueda utilizarlo. Es lo que cambia la sobrevida porque las chances de salvar una vida son altísimas", concluyó.

¿Cómo hacerle RCP a un bebé?

La técnica es totalmente distinta cuando se la aplica a un bebé. Explicó que, en vez de utilizar las dos manos, solamente se usan dos dedos, los cuales se colocan entre las tetillas. "Se presiona fuerte hasta que se hunda bien el pecho, y eso se lo repite 30 veces para dar paso a dos insuflaciones boca a boca", detalló Pereyra.

A los adultos también se les solía aplicar la técnica boca a boca, pero esta práctica quedó en desuso porque se comprobó que durante los primeros minutos de un paro cardiorespiratorio hay oxigenación cerebral.

La maniobra en bebés y niños (Foto: Rubén Paredes)

Sin embargo, la principal causa de muerte en bebés que sufren un paro es por asfixia. "Acá sí va la combinación de RCP con manos, en este caso con los dedos, más el boca a boca. La maniobra consiste en cubrir la boca y la nariz del bebé con mi propia boca, para darle dos ventilaciones con la fuerza necesaria para inflar un globo, pero de una manera controlada", agregó el Director Médico de Medivac.

A modo de resumen, Pereyra sintetizó que en bebés la técnica consiste en 30 comprensiones y dos insuflaciones, mientras que en adultos, comprensiones infinitas hasta que llegue una ambulancia. "Es importante que la técnica este bien hecha, que los codos estén trabados, derechos y rígidos porque de esa manera la fuerza va a bajar desde mis hombros", concluyó.

Ver más productos

#ElChacal, el personaje que te informa.

Cómo surgió #ElChacal, el personaje que te informa y divierte

Francisco inédito: el silencioso camino de fe que lo llevó hasta el Vaticano

Francisco inédito: el silencioso camino de fe que lo llevó hasta el Vaticano

En cronishop.com.ar podés encontrar algunos de los mejores vinos y espumantes del mercado.

¿Cómo atraer a los Millennials al mundo del vino?

Ver más productos