Martínez Naya, Director General de Regionalización del Instituto del IOMA.

Una trabajadora, que está recibiendo tratamiento médico por una enfermedad oncológica, denunció por violencia laboral al director General de Regionalización del Instituto de Obra Médico Asistencial (IOMA) y a su asesor. 

Leticia Barcelo Bovari presentó una denuncia interna contra Demian Enrique Martínez Naya, militante macrista y presidente del Pro Diversidad, n espacio dentro del partido gobernante que defiende la causa LGBT.

Según manifestó la mujer que presta servicio en el área de pagos hace 32 años, a principios de febrero se encontraba en el quinto piso del edificio central de IOMA, situado en la calle 46 entre 7 y 8, cuando un hombre identificado como Lucas Hoyo, llegó al lugar y manifestó que en los próximos días se mudarían al sector 9 agentes de consolidación.

La trabajadora le explicó que era "fisicamente imposible" porque el quinta piso ya estaba saturado y, ante la negativa, Hoyo regresó con Martínez Naya e insitió con tono agresivo.

"Les repetí los argumentos y el director comenzó a revisar el contenido de los muebles con cierta vehemencia innecesaria y preguntó de manera poco amable quién utilizaba cada uno de los escritorios", detalló la denunciante. 

Agregó: "Al principio, le respondí todas sus inquietudes. Luego, le tuve que pedir que me trate de manera educada indicandole que padezco una enfermedad oncológica y que situaciones de estrés innecesarios no son recomendables en mi estado". 

Ante la situación, el acusado respondió. "A mi no me corras con tu enfermedad porque mi mamá casi se muere de lo mismo", según relató la denunciante. 

Trabajadores del instituto manifestaron a Infoblancosobrenegro.com que los acusados se comportaron como "si fueran patrones de estancia" y detallaron que "son muy comunes los malos tratos". 

Manifestaron que Martínez Naya pretende mudar el área de rendiciones que acualmente funciona en el edificio al quinto piso central que ya está saturado de documentos para comenzar "una puesta en valor" del anexo. 

La mujer se retiró del instituto y manifestó: "El matrato psicológico sufrido en manos de este funcionario determinó que mi médico me indicara reposo y tranquilidad por unos días". 

Además, reclama que se le inicie al acusado un sumario por violencia laboral al considerar que "valiéndose de su posición jerárquica ha incurrido en conductas que atentan contra su dignidad e integridad psicológica, manifestando un abuso de poder llevado a cabo mediante intimidación y acoso psicológico".

La presentación fue ingresada por primera vez el 7 de febrero por mesa de entradas pero se desde las autoridades manifestaron que se "extravió". Ante esta situación, la trabajadora repitió la denuncia a la espera de medidas.