Un grupo de adolescentes ingresó al cementerio de Colonia Santa Teresa, en el sur de la provincia de La Pampa, durante la madrugada del lunes, pero la visita terminó en un tragedia, con un joven muerto por la inhalación de monóxido de carbono a causa de un incendio en un depósito. Otros dos chicos están internados en gravísimo estado.

La víctima fue identificada como Matías Hernández y tenía 14 años, mientras Junior Irala (15) y Aldana Herrera (14) fueron trasladados al Hospital Lucio Molas, de Santa Rosa. Las llamas comenzaron cuando los adolescentes intentaron encender una salamandra con combustible, pero el panorama empeoró porque la puerta sólo se puede abrir desde afuera, y ellos habían ingresado y se habían quedado con la llave, que fue encontrada en la campera de uno de los jóvenes.

Por tal motivo, no pudieron escapar del lugar. La situación fue advertida por un encargado del cementerio a las siete de la mañana, quien dio aviso al intendente. Al respecto, el fiscal Juan Bautista Méndez explicó en un medio local que "la autopsia determinó que la muerte no fue como consecuencia de las quemaduras sino por la inhalación de monóxido de carbono, de acuerdo con lo que me confirmó el médico forense".

Además, reveló que los otros dos chicos "lamentablemente están en una condición de salud gravísima debido a la misma inhalación de monóxido de carbono por mucho tiempo". En tanto, el fiscal explicó que todo se pudo haber desencadenado alrededor de las dos de la madrugada, puesto que hay un reloj que quedó detenido a las 2.20, es decir, "estamos hablando de casi cinco horas de inhalación de ese humo".