Con una marcha hacia el Centro Cultural Kirchner, donde reclamaron una reunión con el ministro de Medios y Contenidos Públicos de la República Argentina, Hernán Lombardi, los trabajadores despedidos de la agencia pública de noticias, Télam, manifestaron su rechazo a la decisión de cesantear a más de 350 periodistas, lo que implica una reducción del 40% del personal.

Asimismo, se mantuvo a lo largo de toda la jornada de este miércoles la toma pacífica de la agencia, al igual que la paralización absoluta de actividades. Durante el día se vivieron nuevas escenas de sufrimiento, ya que siguieron llegando los telegramas de despido que no habían alcanzado a distribuirse a lo largo del martes.

"Echaron a compañeros enfermos, a compañeras que fueron madres hace dos meses, echaron a gente que le falta nada para jubilarse, es terrible", señaló Carlos Nis, periodista deportivo que también fue despedido. Acompañados por gremialistas y dirigentes del kirchnerismo y la izquierda, los periodistas se movilizaron hacia la sede del ministerio que comanda Lombardi, aunque no lograron ser recibidos.

En cambio, se encontraron con un fuerte despliegue de seguridad, con carros hidrantes y centenares de efectivos policiales que efectuaron un vallado sobre el Centro Cultural Kirchner. Mientras tanto, desde el Congreso distintos legisladores se sumaron al repudio de la CGT a la decisión del gobierno: mientras el bloque Justicialista reclamó la presencia del ministro para dar explicaciones, el Frente Renovador propuso votar un repudio a la misma.