Bajo el lema “Felices los que rezamos a San Pantaleón por la salud, el trabajo y la paz”, se llevó a cabo este sábado el tradicional festejo en el santuario del barrio de Mataderos por el Día de San Pantaleón, patrono de los enfermos, médicos, enfermeras y agentes sanitarios. En tanto, la misa central fue presidida por el arzobispo de Buenos Aires y primado de Argentina, Mario Poli.

Desde las primeras horas, una multitud de personas se fue acercando al templo ubicado en la calle Monte al 6800 para pedir, agradecer y manifestar toda su fe a través de las peticiones que le hacen a este santo.

Una multitud se acercó al santuario de la ciudad porteña de Mataderos. (Crónica/Jonatan Moreno)

Cabe destacar que la novena comenzó días atrás y en la noche del viernes se llevó a cabo una serenata en honor a San Pantaleón; ya en la jornada del sábado, la iglesia abrió a las 5 y los peregrinos comenzaron a ingresar y acudir a las misas que se realizaron a las 6, 7, 8.30, 10, 11.30, 14, 15.30, 17, 18.30 y 20.30. Además, se llevaron a cabo bendiciones de enfermos y confesiones.

A partir de las 11.30 tuvo lugar la misa principal, presidida por el cardenal Mario Poli, quien bendijo y saludó a los peregrinos presentes en el santuario. En tanto, el constante ingreso y egreso de personas al templo de Mataderos (primero dedicado al santo en América), más la agradable jornada climática, no hicieron más que potenciar la fe que se tiene por San Pantaleón.

Por otra parte, se espera para las 11 de este domingo que se celebre la misa de acción de gracias y que a las 12.30 se haga la procesión con la imagen del santo por las calles del barrio, lo cual siempre marca un momento por demás emotivo para todos. A las 14.30 se hará la fiesta popular en la puerta del santuario.

Los fieles llevaron la lámina de la edición de este sábado de Crónica (Crónica/Jonatan Moreno)

Para saber quién fue San Pantaleón en su vida de mortal, hay que decir que fue un mártir cristiano que nació en la ciudad de Nicomedia (lo que actualmente es Turquía) en el año 275 y dedicó su corta vida a la medicina, como lo hizo su padre, Eustorgio. Además, estudió filosofía y retórica para apoyar su base doctrinaria.

En aquellos momentos en que los romanos gobernaron al mundo, Pantaleón (su nombre significa “el que se compadece de todos”) fue el médico del emperador Galerio Maximiano, que no sabía que en el fondo del corazón del doctor una creencia crecía a pasos agigantados: el cristianismo.

Miles pasaron frente a la imagen del santo en Mataderos (Crónica/Jonatan Moreno)

En el año 303, el emperador de aquel entonces, Dioclesiano, descubrió la inclinación de Pantaleón y, tras varias advertencias, llegó a torturarlo de diversas maneras hasta que la muerte llegó en búsqueda de este doctor, que, según la tradición, falleció bajo una higuera seca que, tras recibir la sangre del mártir (al ser decapitado el 27 de julio de 303), comenzó a florecer como su mito por nunca renunciar a su fe.

La sangre del santo fue conservada por siglos en la ciudad italiana de Ravello, donde cada 27 de julio se vuelve líquida, como indica la tradición.

Ver más productos

La Iglesia recuerda a San Juan Diego Cuauhtlatoatzin

La Iglesia recuerda a San Juan Diego Cuauhtlatoatzin

Stiglitz le dio una mano a Guzmán y y ya habló con el FMI

Stiglitz le dio una mano a Guzmán y y ya habló con el FMI

Los feligreses demostraron la devoción por la Virgen en su día (Carlos  Ventura - Diario Crónica)

Ceremonia impregnada de espíritu bergogliano

Ver más productos