Luana Martina Kruka falleció el sábado en el sanatorio Camino de Posadas. Tenía 6 años. Su mamá, Jéssica Velázquez contó las horas de angustia que vivió antes del desenlace fatal. "Se fue mi bebé… estoy rota. Esto es increíble", dijo.

La joven madre de 33 años relató que el pasado martes, junto a su marido, decidieron llevarla al sanatorio Camino de Posadas donde la vio un pediatra. Allí la atendieron y tras descartar que se trataba de un caso de gripe A o B, la enviaron de nuevo a su hogar con medicamentos para su estado. Al otro día, según contó su madre, la niña volvió a levantar fiebre por lo que de nuevo la llevaron al sanatorio. Allí tras algunas horas de observación y medicación determinaron que debía quedar internada para tratar su afección.
 

Según contó la mujer en primer término le tomaron radiografías y sus pulmones estaban bien. La nena había manifestado a sus padres que le dolía la pierna, en la zona de la ingle, además de presentar un cuadro similiar a una gripe con catarro y tos. Lo que a su madre le llamó la atención fue que con el correr de las horas la salud de su hija se iba deteriorando. Contó que le habían salido manchitas rojas en la piel, además de un color oscuro en las manitos y piecitos.

Lo que vino después de parte de los médicos fue internarla en terapia ya que presentaba problemas para respirar. Según dijo Jéssica cuando indagó con los médicos acerca del dolor de pierna de su pequeña, le respondieron que era normal dentro de la inflamación de un tejido. También dijo que por esas horas su hija tosía mucho e incluso el esputo tenía rastros de sangre, según señala el sitio misionesonline.net.

Entre jueves y viernes el cuadro empeoró, por lo que además de hacerle una transfusión a Luana, la intubaron. No podía respirar, e incluso su madre recordó perfectamente que le dijo a su hija antes de esto: "Mami no me dejes" le dijo la pequeña, y la mujer confesó que la tranquilizó confiando en que el procedimiento la aliviaría y con "toda la fe del mundo" de que pronto se recuperaría.

Incluso el mismo viernes hubo una mejora, pero nada se podría anticipar a lo que vino después.  Para el sábado el estado de la niña empeoró y su cuerpo no resistió. Falleció a consecuencia de lo que indicaron como un cuadro de neumonía, que derivó en un paro cardiorespiratorio.

"Yo no entiendo nada de lo que pasó. Un día la placa de los pulmones estaba bien y al otro día lleno de líquidos. El sábado tenía incluso mejor semblante después de la transfusión y sus pies como sus manitos tenían mejor color. Ahora no se qué hacer. Se fue mi bebé. Me siento rota. Esto es algo increíble", sostuvo Jéssica en una entrevista brindada a Radio Nova de Posadas.
 

Alerta

Los síntomas más evidentes son: lastimaduras en la piel, fiebre y faringitis (dolor de garganta). Atención papás y mamás, si alguno de sus hijos presenta estos tres signos, los especialistas recomiendan hacer una urgente consulta médica. Por eso es indispensable que ante un dolor de garganta se realice lo que se llama hisopado, con el que un laboratorio analiza si se trata de un simple virus o de la   bacteria.

Por su parte, Eduardo López, jefe de epidemiología del Hospital Guitérrez de Buenos Aires, indicó, en diálogo con Crónica, que "definitivamente esto no es una epidemia, se trata de una enfermedad con complicaciones graves pero que son raras. No ha. vacuna preventiva para el estreptococo, pero si se realiza una consulta precoz y se diagnostica a tiempo, los síntomas s. pueden tratar con antibióticos tipo penicilina".