Familias afectadas abandonaron sus hogares afectadas por el humo.

La Casa de Tucumán, situada en la ciudad de La Punta de San Luis, quedó totalmente quemada a causa del viento y la sequía que provocaron los focos ígneos.

El viento norte, poco común con esa intensidad en esta zona, generó incendios cuyas llamas causaron la quemadura de cables de alta tensión que suministran energía eléctrica a la provincia, por lo que el servicio estuvo interrumpido por varias horas.

"Se va restableciendo paulatinamente la provisión" de la electricidad, dijeron a voceros de la Empresa de Energía Eléctrica San Luis.

Ráfagas de viento norte de 70 kilómetros por hora incrementaron los incendios en las serranías de San Luis, con cortes de luz generalizados, interrupción de los servicios de Internet y comunicaciones, quemaduras de cables de alta tensión y caída de construcciones, así como personas evacuadas e intoxicadas por el humo de las llamas, informó Defensa Civil.

Los incendios, que resultan incontrolables por el viento, obligaron a la evacuación de estudiantes y docentes de la Universidad de La Punta, 20 kilómetros al norte de la capital, por la densa humareda de los pajonales que arden.

En un combate al fuego en el que participan varias dotaciones de bomberos, también debieron abandonar sus hogares las familias afectadas por el humo.

En tanto, en la ciudad de Juana Koslay, a 10 kilómetros de San Luis, se interrumpió momentáneamente el servicio de agua potable por problemas en el bombeo, y también hubo carteles y árboles caídos en la vía pública, precisaron. 

La intensidad de las ráfagas del viento norte disminuyeron, y el pronóstico señala para las próximas horas descenso de temperatura, que este miércoles llegó hasta los 35 grados en algunas zonas.