Antes de partir, la pequeña Justina, que falleció el pasado 22 noviembre esperando un trasplante de corazón, dejó su legado: La campaña "Multiplicate por 7" que hoy está llevando adelante la familia de Zoe Juárez, una niña de apenas un año y cinco meses que está en emergencia nacional.

La menor está internada desde el 13 de octubre en el Hospital Garrahan por una miocardiopatía dilatada avanzada terminal. Su delicado pronóstico hizo que la niña fuera intervenida quirúrgicamente tres veces para colocarle un corazón artificial, con el que hoy está sobreviviendo. Sin embargo, cada día que pasa es clave para esta familia de cinco integrantes (los padres, Zoe y sus dos hermanos) que vive en González Catán.

La chiquita está en emergencia nacional, esperando un órgano que le permita regresar a su casa y volver a sonreir. Mientras tanto, ayer en el Hospital Garrahan se realizó un abrazo simbólico para pedir por la salud de Zoe y de otros nenes que están en una situación similar. Por eso, la pequeña recibió la visita de médicos y enfermeros y tuvo una jornada más que especial, más allá de que está internada en terapia intensiva.

Situación crítica

Claudio Juárez, el papá de Zoe, le relató a este medio que su hija "tuvo 11 internaciones y la última vez fue cuando le encontraron el problema en el corazón". Y señaló que la nena "nació sin inconvenientes, pero a los seis meses empezó con broncoespasmos y la medicaron". A su vez, explicó que cuando le diagnosticaron su enfermedad, los médicos "querían esperar a que tuviera tres o cuatro años".

Sin embargo, "a dos días de que le dieran el alta, la tuvimos que traer de nuevo al hospital y a partir de ese día quedó internada". Es decir, el 13 de octubre ingresó al Hospital Garrahan, el 23 de noviembre fue operada y actualmente está en terapia intensiva aguardando por la llegada de un corazón.

Mientras tanto, sus hermanos de 9 y 12 años la acompañan junto a sus padres y a la familia de Justina, que también dijo presente, a pesar de la reciente pérdida de la menor. Zoe no está sola transitando esta difícil etapa, tiene un montón de gente rezando por ella, pero necesita ese corazón para salvar su vida y regresar a su casa con sus hermanos.

"Multiplicate por 7"
La campaña tiene que ver con que cada persona que se convierte en donante, puede dar hasta siete órganos y se pueden llegar a salvar hasta nueve vidas, considerando que hay tejidos que se pueden trasplantar.