El cuerpo del periodista saudita Jamal Khashoggi, desaparecido desde que visitó el Consulado de su país en la ciudad turca Estambul el pasado 2 de octubre, fue cortado en pedazos después que lo asesinaran, según aseguró una fuente oficial turca a la que ha tenido acceso la cadena estadounidense  CNN

Mientras que Riad afirma que Khashoggi salió del edificio poco después, Ankara asegura tener pruebas que confirman que fue asesinado dentro de la propia sede consular.


Por otro lado, se generó polémica tras la aparición de imágenes de cámaras de seguridad en los que se ve a varios cubos de trapeadores, dos cajas grandes de bolsas de basura, un solvente de limpieza Dixi, otra caja de lo que parece ser cloro y dos más de aparente leche, ingresando por la puerta principal del consulado de Arabia Saudita.

El personal entró en el edificio poco antes de que investigadores turcos llegaran para realizar una inspección en busca de pruebas adicionales sobre la desaparición del periodista saudita Jamal Khashoggi, crítico de Riad.

El viernes 12, The Washington Post afirmó, citando a fuentes anónimas, que las autoridades de Turquía cuentan con evidencias de sonido y video de que Khashoggi fue detenido, asesinado y desmembrado en el consulado saudí en Estambul.

La grabación que deja ver al personal de limpieza ha provocado especulaciones según las cuales ese equipo fue llamado a la la misión diplomática para eliminar cualquier evidencia restante en la escena del crimen, antes de que llegaran los investigadores.

El reportero independiente Borzou Daragahi incluso bromeó en un tuit y dijo que "la forma de preservar la integridad de una posible escena del crimen y reforzar la confianza en la investigación es traer un grupo de limpiadores, a través de la puerta principal, antes de que lleguen los detectives".