La Comisión Interamericana de Derechos Humanos ( CIDH) aumentó este miércoles a 264 el número de muertes en Nicaragua en el contexto de las protestas contra el gobierno de Daniel Ortega, iniciadas el pasado 18 de abril. 

" De conformidad con el registro de la Confederación desde el comienzo de la represión de las protestas sociales, hasta la fecha 264 personas habrían perdido la vida y más de 1.800 habrían resultado heridas", dijo el secretario ejecutivo de la CIDH, Paulo Abrao, al informar al consejo permanente de la OEA sobre la situación en Nicaragua

Hasta ahora, este ente autónomo de la Organización de Estados Americanos (OEA), había dado cuenta de 212 muertos y 1.337 heridos en el marco de las manifestaciones. 

En su informe este miércoles, Abrao sostuvo que el Mecanismo Especial de Seguimiento para Nicaragua (MESENI), sumó 52 fallecidos y múltiples heridos "en el contexto de represión actual"

"El MESENI observó con preocupación una profundización y diversificación de las formas de represión contra la población manifestante y opositora, así como contra quienes se encuentran en los tranques y/o barricadas en forma de protesta y contra quienes colaboran de cualquier forma con ésta, incluyendo familiares y vecinos”, dijo el ejecutivo. 

Desde el estallido de las protestas, se detectó en Nicaragua "un patrón de uso desproporcionado de la fuerza, ejecuciones extrajudiciales y detenciones masivas y arbitrarias", reiteró Abrao. 

Agregó además, que se ha encontrado "una nueva modalidad de represión" vinculada a la toma de tierras por parte de grupos organizados, que invaden propiedad privada para intimidar a la población. 

Fuente: Afp