Tras dos décadas de permanencia en Afganistán y posterior partida de las tropas estadounidenses de esa región, los talibanes, que reconquistaron el gobierno local, desfilaron triunfales en el aeropuerto de Kabul, con sus agentes de las fuerzas especiales y su bandera.

El principal portavoz de los talibanes, Zabihullah Mujahid, llevó a un grupo de responsables sobre las pistas. Su rostro, normalmente impasible, lucía esta vez una gran sonrisa, reportó la agencia de noticias AFP.

Las fuerzas especiales talibanas, llamadas "Badri 313", con sus trajes de camuflaje impecable, posaron para las fotos, alzando armas estadounidenses y enarbolando la bandera blanca del movimiento, en la que está escrito en negro el inicio de la "shahada" (profesión de fe islámica).

Cambio de gobierno en Afganistán (Twitter).

El aeropuerto civil de Kabul, considerado durante mucho tiempo como uno de los lugares más seguros del país, fue saqueado, de hecho, en el suelo se podían ver cartuchos vacíos cerca de todos los accesos.

En los 15 días que siguieron a la toma del poder por parte de los talibanes, el 15 de agosto, las inmediaciones del aeródromo fueron ocupadas por una inmensa multitud de ciudadanos extranjeros y de afganos, que intentaba desesperadamente subir a uno de los vuelos de evacuación de la comunidad internacional.

Mientras algunos escapan del país, otros vuelven al poder (Twitter).

Pero muchos más afganos quedaron bloqueados fuera de la zona, en los puestos de control de los talibanes. El martes, todas estas barreras en la carretera que lleva al aeropuerto fueron desmanteladas, excepto una.

Los talibanes sienten un triunfo sobre Occidente (Twitter).

La actitud de los fundamentalistas también cambió: ahora mostraron su júbilo dando la mano a los automovilistas y sus pasajeros. La seguridad del aeropuerto internacional Hamid Karzai de Kabul es una cuestión clave para los talibanes, que no dejan de insistir en que no aceptarán ayuda militar internacional.

Importante celebración en las calles de Kabul (Twitter).

En el interior de la aerostación había decenas de aviones y helicópteros que Estados Unidos había dado al ejército regular afgano, vacíos, después de que las tropas estadounidenses los destruyeran antes de irse.

Parte del arsenal que dejó Estados Unidos (Twitter).

Unas 73 aeronaves fueron "desmilitarizadas", es decir quedaron fuera de servicio, según el jefe del comando central del Ejército estadounidense, el general Kenneth McKenzie. "Esos aparatos no volverán a volar", dijo y agregó que "No podrán ser usados".

Unos 70 vehículos blindados MRAP resistentes a las minas antipersonas, de un costo de un millón de dólares cada uno, y 27 vehículos Humvee también fueron inhabilitados al final de la operación de evacuaciones que permitió sacar en dos semanas a unas 123.000 personas, en su mayoría afganas.

El Ejército estadounidense también destruyó su sistema de defensa antimisiles C-RAM que detuvo el lunes cinco cohetes disparados por el grupo Estado Islámico contra el aeropuerto.

Hace falta "un procedimiento largo y complejo para desmontar esos sistemas", explicó el general. "Así que los desmilitarizamos para que no puedan volver a ser usados".

Afganistán vuelve a al poder de los talibanes (Twitter).