Una joven oriunda de la ciudad de Chicago, en Estados Unidos demandó a un médico por realizarle una cirugía en el ojo equivocado. Según indica la afectada, cuando el oftalmólogo se dio cuenta del error quiso corregirlo pero sin anestesia, lo que desató "gritos" y "lágrimas de sangre" de la mujer.

"Vio y sintió instrumentos quirúrgicos como una aguja y unas tijeras entrando en su ojo y podía sentir una quemadura", indicaron sus abogados.

Según ABC News, Sutton Dryfhout, de 21 años, dice que en 2017 se presentó en un centro especializado para que le quitaran un quiste de su ojo izquierdo. Sin embargo, el oftalmólogo Benjamin Ticho, le operó el derecho y no se dio cuenta de su error hasta que una enfermera le preguntó por qué a la paciente le sangraba el ojo derecho si se suponía que se le intervendría el otro.

Sutton Dryfhout tenía 19 años cuando se sometió a la cirugía (Gentileza: Chicago Suntimes)

Sus abogados aseguran que el médico usó instrumentos quirúrgicos no estériles de otro paciente, no se puso guantes ni aplicó la anestesia adecuada para la operación "correctiva" causándole un terrible dolor.

"El Dr. Ticho le dio instrucciones a la enfermera para que sujetara la cabeza de Sutton y le abriera el ojo izquierdo. Luego, intentó realizar la cirugía en el ojo correcto mientras la paciente estaba completamente despierta", informaron sus representantes el jueves. Y agregaron: "Sutton gritó para que se detuviera. Vio y sintió instrumentos quirúrgicos como una aguja y unas tijeras entrando en su ojo y podía sentir una quemadura por el uso de una pluma de cauterización".

La estadounidense está aterrada de pasar por otra cirugía (Gentileza: Chicago Suntimes)

Dryfhout dijo que todavía tiene fuertes dolores de cabeza y ve doble. Ella acusa a Ticho y al Centro de Especialistas en los Ojos de negligencia, agresión médica, agresión e imposición intencional de angustia emocional. Ella comentó que la experiencia la dejó traumatizada. "Estoy aterrada de tener otra cirugía", dijo en un comunicado. "Ahora tengo visión doble y dolores de cabeza, lo que afecta mi vida y mi trabajo. ¿Qué pasaría si el Dr. Ticho le hiciera esto a un niño pequeño que no puede hablar por sí mismo? Es por eso que estoy hablando en voz alta, no quiero que esto le suceda a nadie más ".

La demanda, presentada el lunes en el condado de Cook, Illinois, reclama daños por más de $ 50.000. Michael Henrick, abogado de Ticho y The Eye Specialists Center, no respondió de inmediato a la solicitud.