El estudio publicado en la revista The Royal Society pone en evidencia ciertas similitudes entre los testículos y el cerebro humano, relación de lo más peculiar dada su diferencia en composición y distancia.

Los especialistas de la Universidad de Aveiro compararon en su investigación el proceso de expresión de genes (básicamente, la producción de proteínas según la información genética de cada célula). El equipo de científicos tomaron 33 diferentes tejidos del cuerpo humano para realizar su experimento, entre los que incluyeron los pulmones, el corazón, el útero, los ovarios y por supuesto, el cerebro y los testículos.

¿Qué fue lo que encontraron? El órgano del pensamiento y el apéndice reproductivo tienen 13.442 proteínas en común, la mayoría de ellas involucradas en el desarrollo de tejidos y la comunicación celular

No es la primera vez que la ciencia encuentra relación entre los testículos y el cerebro.

Cabe resaltar que el estudio utilizó muestras del cerebro extraídas de un sujeto femenino además del tejido proveniente de un cuerpo masculino, y los resultados fueron los mismos. Tanto el cerebro como los testículos no comparten una similitud de semejante magnitud con ningún otro órgano del cuerpo.

Sorprendidos por los resultados iniciales, los científicos también pusieron bajo el microscopio a las células que trabajan dentro de ambos órganos: las neuronas cerebrales y los espermatozoides. Sus pruebas revelaron que estos dos tipos de células utilizan procesos similares en algunas funciones específicas, que buscarán investigar más profundamente en futuros estudios.

La relación entre testículos y cerebro

Ambos organismos poseen genes específicos de la raza humana.

Como señala el abstracto de la publicación, esta no es la primera vez que se dibuja un paralelo entre los dos órganos. "De hecho, se ha reportado una relación entre la inteligencia y algunos parámetros de calidad del semen, también se ha evidenciado una relación entre las disfunciones del cerebro humano y los testículos", declara el artículo.

Por su parte, el equipo de científicos del Reino Unido y Portugal creen que las similitudes entre los testículos y el cerebro humano se deben a que, cada uno a su manera, llevan a cabo funciones similares:

Por un lado, ambos órganos llevan a cabo tareas muy exigentes, en las que gastan grandes cantidades de energía. El cerebro es el centro de control del cuerpo humano, y los testículos producen varios millones de espermatozoides al día. Sumado a esto, para ambos es muy importante el proceso de exocitosis, en el que se trasportan determinados componentes desde el interior hasta el exterior celular.

Acerca del origen de estas similitudes, los escritores del estudio sugieren que se basa en el proceso de especiación, por el cual se ha logrado la consolidación de la especie humana, ya que 60 de los genes que se expresan en ambos órganos son exclusivos de nuestra especie.