A tres años del impactante incendio de la Catedral de Notre-Dame de París , que dejó a la capital francesa debastada por los daños producidos a una de sus atracciones más emblemáticas, se iniciaron los procesos de restauración y arquitectura, entre los que destaca la reparaciones de los vitrales que sobrevivieron al fuego, mision encabezada por artesanos y especialistas de toda Francia y Alemania. 

Se trata de una operación de las primeras de restauración del interior de la catedral, que aspira a reabrir sus puertas en eñ 2024 . Sin embargo, y según lo que exceda  Jean-Louis Georgelin, general del ejército francés a cargo de supervisar las tareas de restauración, es un objetivo muy "ambicioso", teniendo en cuenta los daños que sufrieron con efecto colaterales que dejaron el fuego. 

Ocho talleres franceses y pintores de vitrales de la Catedral de Colonia, al oeste de Alemania, trabajan en la recuperación de los vitrales de la nave, del coro, del crucero y de la sacristía , tal como dio a conocer la institución pública que gestiona la conservación y restauración de la catedral.

 

¿Qué pasó en Notre-Dame? 

El 15 de abril de 2019 un incendio supuestamente accidental se desató en el tejado de la histórica catedral gótica de 800 años de antigüedad  y utilizó un derrumbe en su armazón. Generando que su famosa aguja, su reloj y parte de su bóveda de derrumbaran. 

Ante la mirada atenta de millones de personas en todo el mundo, las llamas se desprendieron de sus torres y el cielo parisino se cubrió de humo durante esa fatídica mañana. 

Detalles sobre la restauración de los vitrales

Una de las personas que lleva adelante las tareas de restauración es la maestra cristalera Flavie Vincent-Petit, que se ocupa de varios de los 39 ventanales de la iglesia, de "3 metros de ancho y entre 8 y 9 de alto".

"Las vidrieras del coro son del siglo XIX y aparecen representadas figuras bíblicas y religiosas. En aquella época, el arquitecto Viollet Le Duc busca recuperar la luz tamizada de la Edad Media", señaló la especialista.

Mientras que "las de la nave son de los años sesenta y de inspiración abstracta". En cambio, lo que sí data de la época medieval son los rosetones de la iglesia, los cuales "no se vieron afectados por el incendio, por lo que no están dentro del programa de restauración".

Los vitrales de Notre-Dame son de los más importantes del mundo


El proceso de limpieza, en el que trabajan unos quince maestros cristaleros franceses , empieza con el desmontado de las vidrieras, ensambladas con plomo sobre un soporte llamado "cerrajería". Tras ese paso, documentan su estado y los numeran. A continuación, aspiran las partículas de polvo, frotan la suciedad con algodones bañados en una mezcla de agua y alcohol y reparan las fisuras.

 


Según señalaron los expertos, esos vitrales nunca han sido limpiados desde su instalación, hace más de 150 años , pero debajo de la suciedad que ahora están quitando se aprecia un color que no ha cambiado desde entonces.

 

 

Ver comentarios