Corea del Norte lanzó varios proyectiles "de grueso calibre y largo alcance y armas tácticas teledirigidas", una acción que desató momentos de tensión en la región y que incrementa más su presión para que Estados Unidos modifique su postura en las negociaciones sobre desnuclearización, que se encuentran en punto muerto.

En estos ejercicios, en la costa este del país, participó el líder de Corea del Norte, Kim Jong-un, según informó la agencia de noticias norcoreana KCNA.

"Tras determinar el orden y el procedimiento de ataque artillero, él (Kim) dio la orden de fuego", precisó KCNA.

Las autoridades militares surcoreanas fueron las primeras que informaron de este lanzamiento desde Seúl. Primero dijeron que se trataba de un misil de corto alcance, luego de varios misiles y finalmente aclararon que fueron "proyectiles".

El lanzamiento derivó en conversaciones telefónicas entre autoridades de Corea del Sur, Estados Unidos y Japón, ante la preocupación de que el régimen de Pyongyang hubiera decidido reanudar el programa balístico que tenía interrumpido durante meses.

Según KCNA, los ejercicios castrenses tenían como objetivo "evaluar e inspeccionar la capacidad operativa y la precisión de cumplimiento de fuego de los lanzacohetes reactivos de grueso calibre y largo alcance y las armas tácticas teledirigidas y la eficiencia en combate de los armamentos". Todo ello, añadió la nota de la agencia oficial, para comprobar el grado de movilización de los efectivos artilleros. Asimismo, Kim manifestó que las tropas participantes "manejan muy bien los modernos lanzacohetes y armas teledirigidas y son artilleros infalibles".

Esta fue la primera prueba que lleva a cabo Pyongyang desde que se realizó en febrero pasado la cumbre de Vietnam entre Kim y el presidente estadounidense, Donald Trump sin que se lograra un acuerdo sobre la desnuclearización de la península coreana. 

En abril pasado, Pyongyang probó "una nueva arma táctica guiada" que, según Corea del Sur, estaría dedicada al combate terrestre. 

La última prueba de misiles balísticos se remonta a noviembre de 2017, cuando los norcoreanos lanzaron el Hwasong-15, portador intercontinental.

El diario The New York Times, citando analistas, aseguró que la actitud norcoreana busca aumentar la presión sobre Trump para que el presidente estadounidense regrese a la mesa de negociaciones con un compromiso para aliviar las sanciones económicas a Corea del Norte.

Sin embargo, Trump restó este sábado importancia al ensayo norcoreano al afirmar que finalmente se alcanzará un acuerdo para desnuclearizar el país asiático. "¡Se alcanzará un acuerdo!", afirmó el mandatario en su cuenta oficial de Twitter.

Trump remarcó que "cualquier cosa en este mundo tan interesante es posible, pero creo que Kim Jong-un se da cuenta plenamente del gran potencial económico de Corea del Norte y no hará nada por interferir o impedirlo. Además sabe que estoy de su lado y no quiere romper la promesa que me ha hecho".

Fuente: Télam

Ver más productos

San Juan de la Cruz.

La Iglesia recuerda hoy a San Juan de la Cruz

Perón y Evita, una nueva era política en el país

De Perón a Fernández, un país siempre convulsionado

Los feligreses demostraron la devoción por la Virgen en su día (Carlos  Ventura - Diario Crónica)

Ceremonia impregnada de espíritu bergogliano

Ver más productos