"En el corazón de Beverly Hills, el barrio mas glamoroso de Punta del Este, es el mejor camino entre el deseo y la conquista. Con 622 metros cuadrados construidos en dos plantas y dos alas, jardín privado de 1549 metros cuadrados". Así se promocionaba la mansión swinger en un portal dedicado a la compraventa de inmuebles en el balneario.

La publicación, luego, describe las diez habitaciones como "dormitorios temáticos exclusivamente decorados". Cada cuarto tiene una denominación particular, empezando por la suite principal que lleva el nombre de la dueña de casa: "Lulukhy". Luego le sigue otro llamado "Golden". Por su orden sigue el resto de las habitaciones: "Princess", "Ferrari" (cuya cama esta montada en una copia de un vehículo).

Una de las "suits".
El cuarto infantil para nenas.

El dormitorio "Leopardo" tiene algunos componentes al estimo animal print. Otra de las habitaciones recuerda el nombre en latín, "Cristoforo Colombo", del descubridor de América. Luego siguen las habitaciones "Classic", "Winnie the Pooh", "Green" y "Versace".

El cuarto infantil Ferrari.

La propiedad tiene a su vez diez baños con cabina de ducha escocesa; con música, sauna, teléfono, hidromasaje y chorros jet en los principales. La propiedad valuada en más de 1.3 millones de dólares tiene cámaras en su interior y por eso se estima que los encuentros sexuales eran grabados con consentimiento de los visitantes.

La pileta de la casa.
La parrilla del lugar.