Varias mujeres acusaron al conocido y autoproclamado sanador espiritual brasileño Joao de Deus de haber abusado sexualmente de ellas con el pretexto de curarles la depresión y otros problemas. 

Las acusaciones contra Joao Teixeira de Faria, su nombre real, de 76 años, fueron hechas el viernes en un programa de televisión de máxima audiencia en Brasil emitido por el canal Globo. 

Una coreógrafa holandesa identificada como Zahira Leeneke Maus y nueve brasileñas que permanecieron en el anonimato acusaron a Faria de hacer que lo masturbaran o le realizaran una felación, insistiendo en que esas prácticas eran las únicas formas de transferirles su energía de “limpieza”. Maus dijo en el programa que Faria también la había violado. 

Más tarde, el diario brasileño asociado, O Globo, informó que había hablado con otras dos mujeres que dieron relatos similares de abuso sexual por parte de Faria, lo que elevó el total de denunciantes a una docena. 

Todas las mujeres dijeron que tenían más de 30 años cuando los presuntos actos tuvieron lugar en el “hospital espiritual” de Faria en la ciudad de Abadiania, cerca de Brasilia. 

El sitio web de noticias G1 citó un comunicado del servicio de prensa de Faria que afirmaba que el gurú ha usado sus poderes para tratar a miles de personas en los últimos 44 años, y que “rechaza con vehemencia cualquier práctica indebida durante sus tratamientos”. 

Faria goza de una reputación mucho más allá de Brasil, y tiene seguidores y “pacientes” en Estados Unidos, Europa y Australia. 

Oprah Winfrey, la celebridad y productora de televisión estadounidense, visitó a Faria en 2013 para ver sus “milagros”. 

Varios medios de comunicación han realizado investigaciones críticas sobre las presuntas sanaciones de Faria, y algunos han descubierto denuncias anteriores de abuso sexual y otras irregularidades por las cuales Faria nunca ha sido procesado. 

Las denuncias se producen en medio de un movimiento mundial contra los abusos de hombres poderosos a mujeres liderado por la campaña #MeToo.