Una mujer Decidió chocar el vehículo en una carretera transitada de la ciudad de Atlanta para demostrar a sus hijos que Dios es real y que los salvaría del accidente.

Bakari Warren, de 25 años, circulaba por una concurrida intersección junto a sus dos pequeños y de repente decidió chocar contra un poste de electricidad. Según los informes, Warren ordenó a los niños desabrochar sus cinturones de seguridad segundos antes de la colisión, recogen medios locales.

 

"Los ojos de la madre estaban cerrados y decía: 'Yo amo a Dios'. Ella no quería que tuviéramos un accidente automovilístico; quería que supiéramos que Dios es real", relató uno de los hijos a las autoridades.

Finalmente, todos los miembros de la familia salieron ilesos "habría sido mucho peor si el tráfico en ese momento hubiese sido más pesado. El coche de Warren habría podido ser impactado de forma violenta por otros conductores", aseguraron los agentes.

La joven se encuentra ahora bajo arresto acusada de crueldad infantil y deberá pagar una fianza de 22.000 dólares. Sus hijos fueron puestos bajo la custodia de sus abuelos.