Un increíble y sorprendente caso salió a la luz en las últimas horas. Una familia australiana vivió una verdadera pesadilla cuando estuvieron al borde de la muerte luego de que el GPS de su auto lo guiara por un camino erróneo y los dejara en una zona desértica. Las personas no comieron ni tomaron agua por dos días y fueron rescatados por la policía.

El hecho ocurrió en Australia. Una familia fue reportada como desaparecida el pasado 8 de agosto. El matrimonio y sus hijos habían emprendido un viaje el pasado domingo 7 desde el estado australiano de Queensland y tenían previsto llegar el lunes al municipio de Packsaddle, pero nunca arribaron al lugar y perdieron todo tipo de contacto

Tras corroborar su desaparición, la policía de Nueva Gales del Sur inició una búsqueda por distintas zonas cercanas y terminaron encontrándolos recién el martes 9 de agosto a unos 50 kilómetros al sureste de Tibooburra, a unos 140 km del destino que tenían planeado.

La policía usó un helicóptero para rastrear esa zona desértica y así localizaron la camioneta Hyundai Tucson de esta familia, que pasó muchas horas a la intemperie sin comida y con casi nada de agua. 

“Honestamente, pensé que íbamos a morir”, confesó Darian Aspinall, el conductor del auto, que estaba con su familia. En este contexto, al ser interrogado por los efectivos de cómo terminaron en esa zona remota, el hombre aseguró que fue culpa del GPS.

“Google Maps los desvió hacia un camino de tierra lejos de una calle asfaltada donde se atascaron" en un área remota, indicó la policía. Luego de quedarse en esa zona perdieron la señal de sus celulares y no pudieron pedir ayuda

La policía encontró a la familia gracias a un helicóptero y los rescataron.

Aspinall explicó que decidieron caminar para ver si encontraban ayuda, pero no tuvieron éxito. En su caminata, la familia sólo tenía una botella de un litro de agua, la cual se terminó en poco tiempo. El hombre halló un lago de poca profundidad cerca de la ruta y así lograron tener algo para tomar al menos esa noche, pero al ser poca casi se deshidrataron. En tanto, no tenían ningún alimento. 

Por último, la navegación por GPS se convirtió en una herramienta importante a la hora de hacer viajes, aunque no es infalible. De hecho, muchos conductores afirman haber recibido malas indicaciones en algún momento. En tanto, estas pequeñas fallas del sistema no suelen ser un gran problema, pero para esta familia australiana si, dado que casi los conduce hacía un escenario potencialmente mortal.

Ver comentarios