El 11 de febrero de 1990 fue un día histórico para los derechos de los sudafricanos. Aquella tarde, y después de 27 años preso, Nelson Mandela salió de la cárcel Victor Verster, de Ciudad del Cabo, y recuperó su libertad, tras arduas negociaciones con el presidente de ese entonces, Frederik de Klerk.

Desde muy temprano, en la periferia del edificio penitenciario, miles de personas se congregaron para aguardar su salida y explotaron de emoción cuando lo vieron sonriente, vestido de saco y corbata, junto con quien por entonces todavía era su esposa, Winnie. La gente comenzó una caravana que copó las calles. Bailaban, se abrazaban, cantaban y lloraban. Eran las lágrimas de la libertad.

La noticia publicada en Crónica, el 11 de febrero de 1990. 

Para ese tiempo, Sudáfrica estaba al borde de una guerra civil y aquella imagen de Mandela libre buscaba cerrar la herida de décadas de discriminación y dolor. La bienvenida continuó con un acto en la Alcaldía de Ciudad del Cabo, donde el líder del partido Congreso Nacional Africano dijo sus primeras palabras libre: “Amigos, camaradas y compañeros sudafricanos: los saludo a todos en nombre de la paz, la democracia y la libertad para todos”.

Hoy en día la mayoría de los sudafricanos, blancos y negros, reconocemos que el apartheid no tiene futuro. Tiene que ser terminado por nuestra decisiva propia acción de masas, para la construcción de la paz y la seguridad”, dijo, antes de convocar a una unidad que entonces era lejana y aún en la actualidad no está del todo cerrada: “Hacemos un llamamiento a nuestros compatriotas blancos a unirse a nosotros en la conformación de una nueva Sudáfrica”.

Atrás habían quedado los 18 años en la cárcel de máxima seguridad de Robben Island, la isla ubicada a unos 12 kilómetros de la costa que fue reconvertida en un museo, encerrado en una pequeña celda que las autoridades decidieron mantener tal como “Madiba”, como lo llamaban en su clan, la había dejado y en la actualidad es visitada por decenas de miles de personas al año.

También quedaban en el pasado los nueve años en las prisiones de Pollsmoor y de Victor Verster (en esta gozaba de un régimen más abierto, incluso, con personal a su servicio), en Ciudad del Cabo. En esos últimos años de la década de 1980 comenzaron las duras negociaciones con De Klerk.

Una lucha mundial

El vergonzoso apartheid que había dividido a la sociedad sudafricana y aplastado a la mayoría negra debía terminar. Eso sentía la comunidad internacional, pese a la escasa presión ejercida sobre el régimen segregacionista. Fueron las marchas de los pueblos de distintos países las que evitaban una y otra vez que el tema quedara en el olvido y artistas de primer nivel se sumaron al reclamo de libertad para el líder sudafricano.

El 11 de julio de 1988, días antes de que cumpliera sus 70 años, se realizó el concierto para la libertad de Mandela, en el estadio de Wembley, en Londres, que fue visto en todo el mundo por centenares de millones de telespectadores. Participaron 83 artistas, como Sting, George Michael, Phil Collins, Natalie Cole, Tracy Chapman, Bryan Adams, Bee Gees, UB 40, Miriam Makeba, Stevie Wonder y Whitney Houston.

Los presentadores fueron Harry Belafonte, Richard Gere, Graham Chapman, Whoopi Goldberg y Richard Attenborough Faltaba mucho para que Madiba dejara la cárcel. Hubo que esperar hasta febrero de 1990, pero el apartheid no estaba muerto. Se extendió hasta 1994, cuando fueron realizadas las primeras elecciones democráticas en Sudáfrica y Mandela, con el 62% de los votos, fue elegido como el primer presidente negro de la historia del país.

Ver más productos

Día del niño con historia

Día del niño con historia

Eva Duarte: la biografía definitiva

Eva Duarte: la biografía definitiva

Día del niño: regalos solidarios

Día del niño: regalos solidarios

¡Todos los regalos para el día del niño!

¡Todos los regalos para el día del niño!

Frozen 2: para festejar el día del niño

Frozen 2: para festejar el día del niño

¡Mes del niño solidario!

¡Mes del niño solidario!

Alberto Fernández: el componedor político

Alberto Fernández: el componedor político

¡Últimos días de SALE!

¡Últimos días de SALE!

Viví el deseo y el placer

Viví el deseo y el placer

¿Cómo conocer tu destino?

¿Cómo conocer tu destino?

Ver más productos