Tomás Gimeno desapareció el 27 de abril, llevándose con él a sus dos hijas. Previo a separar a las niñas de su hogar en Tenerife, realizó una serie de llamadas con la madre de las hermanas, Beatriz Zimmermann. Joquín Amills, presidente de la plataforma SOS Desaparecidos y portavoz de Beatriz, reveló nueva informacion sobre las comunicaciones.

En un primer momento, Gimeno aseguró a la madre que él y las niñas habían salido a cenar. Sin embargo, más adelante el sujeto le confesó a Beatriz que en realidad “se llevaría a las niñas y que no las iba a ver más, ni a él tampoco", afirmó Amills. 

La llamada alertó a la mujer, quien preocupada volvió a llamar a Gimeno. Después de la amenaza, el hombre le continuó asegurando "que iba a cuidar a las niñas muy bien", antes de cortar el contacto y desaparecer.

En las últimas horas, la jueza a cargo del caso publicó en su parte los mensajes que Gimeno envió a Beatriz previo a la desaparición de las niñas: "No puedo permitir que crezcan sin mí. Por fin estaré bien y como quiero. Las niñas estarán bien conmigo porque tengo dinero suficiente para vivir", le advirtió el hombre minutos antes de la desaparición de las niñas.

Diferentes especialistas locales diagnosticaron a Tomás Gimeno como "controlador y obsesivo".

Amills habló con los medios españoles sobre el conmocionante caso, y compartió que Beatriz se encuentra "rota por dentro". Gimeno ya habría exhibido conductas sospechosas y hasta violentas para con su expareja y el nuevo compañero de ella, pero la madre de las dos desaparecidas afirmó a su portavoz que siempre lo consideró como un "teatro" para expresar su disgusto con la separación.

El cuerpo de Olivia, la hermana mayor de 6 años, fue recuperado este jueves en el fondo del mar. El Tribunal Superior de Justicia de Canarias (TSJC) confirmó que la causa de muerte fue un edema agudo de pulmón, y continúan los esfuerzos para localizar a la segunda hermana, Ana, de un año de edad.