Un chino fue arrestado tras intentar asesinar a su mujer embarazada al empujarla por un acantilado en el Parque Nacional Pha Taem de Tailandia.

La mujer, Wang Nan, de 32 años, sobrevivió a la caída de 34 metros de altura, así como su bebé, gracias a la amortiguación de las ramas de los árboles. La joven sufrió fracturas en el muslo izquierdo, brazos, clavícula y rodillas. Se mantiene estable y evolucionando de sus lesiones. En tanto, el bebé resultó ileso, lo que fue considerado prácticamente "un milagro".

En un principio, Nan dijo a la policía que se había caído del precipicio. Sin embargo, las autoridades tailandesas creían que el marido estaba detrás del suceso, ya que en el momento del rescate permaneció alejado de la escena. Además, uno de los rescatistas aseguró que escuchó a la mujer decirle a Yu: "¿Por qué me hiciste eso a mí?".

En una declaración posterior, Nan finalmente acusó a su marido, Yu Xiaodong, de empujarla para quedarse con su fortuna de 100 millones de baht (unos 138.974.440 de pesos argentinos) para pagar sus múltiples deudas.

Finalmente el hombre fue detenido luego de confirmaran que tenía una enorme deuda, por lo que la hipótesis policial es que quiso asesinar a su esposa para quedarse con toda su fortuna.