Dos nuevos atentados explosivos contra comisarías en Colombia se sumaron este domingo a un ataque similar ocurrido el último sábado y elevaron la cantidad total de víctimas a por lo menos siete muertos y 49 heridos, informaron fuentes oficiales.

El primer ataque del domingo sucedió por la madrugada en un destacamento de la Policía Nacional en el municipio Soledad, vecino a Barranquilla, en el norte del país, donde la explosión de una bomba dejó siete heridos (cinco policías y dos civiles).

El segundo, también en la madrugada y de similares condiciones, sucedió contra una comisaría en una zona rural del municipio Santa Rosa del Sur, del municipio Bolívar, en el norte del país al igual que el otro, y causó la muerte de dos policías y heridas a un tercero.

En el último caso, después de la explosión, atacantes no identificados siguieron hostigando la comisaría por 25 minutos, según fuentes policiales citadas por la radio Caracol.

Esos dos atentados se registraron menos de 24 horas después de que el estallido de una bomba en una estación de la Policía Nacional en un barrio residencial de Barranquilla dejara cinco agentes muertos y 41 heridos (27 policías y 14 civiles).

Hasta el momento sólo una organización se había atribuido uno de los hechos.

Oficiales de la Policía despiden a sus compañeros fallecidos en atentado. (AFP)

"Los violentos vuelven a atacar; infame y vil ataque contra nuestra Policía en Santa Rosa del Sur; Bolívar llora la muerte de dos héroes policías; pedimos justicia y pronta captura a estos bandidos miserables", escribió el gobernador de Bolívar, Dumek Turbay, en su cuenta de Twitter.

Detenido

Asimismo, por el atentado en Barranquilla fue detenido ayer mismo un hombre identificado como Cristián Bellón, de 31 años, a quien las autoridades sorprendieron cerca del lugar del hecho con una radio y planos de la comisaría atacada y de un supermercado vecino.

El fiscal general, Néstor Martínez, aseguró que tenía "certeza absoluta" de que Bellón es el "autor material" del ataque del sábado.

Martínez, quien llegó a Barranquilla para dirigir personalmente la investigación, sostuvo que Bellón no es de esa ciudad sino que llegó a ella para "generar zozobra en esta época de Carnaval".

El lunes, un fiscal especializado lo imputará por cinco homicidios agravados, 42 homicidios en tentativa, terrorismo agravado y uso de material explosivo, según informó el diario bogotano El Tiempo.

Paralelamente, el alcalde de Barranquilla, Alejandro Char, atribuyó el ataque en esa ciudad a bandas dedicadas al narcotráfico en pequeña escala, que en las últimas semanas fueron golpeadas por las autoridades.

En tanto, la Defensoría del Pueblo afirmó en un mensaje difundido en sus cuentas en redes sociales que los tres atentados representan "una abierta violación contra los derechos humanos" y se preguntó: "¿Hasta cuándo nos vamos a seguir matando los colombianos?".

Los tres atentados ocurrieron en momentos en que el acuerdo de paz con las FARC está en plena etapa de implementación y ya ingresó en el ámbito electoral, y el diálogo con el ELN en busca de un pacto similar inició la semana pasada una nueva ronda en Quito.

Se hicieron cargo

El grupo guerrillero Ejército de Liberación Nacional ( ELN), que está negociando un acuerdo definitivo de paz con el gobierno de Colombia, se atribuyó el atentado explosivo perpetrado el sábado contra una comisaría en Barranquilla, que dejó cinco muertos y 41 heridos.

La nota sostiene que el ELN realizó el ataque "en ejercicio legítimo del derecho a la rebelión", debido a que "no hay un día en el que no ocurra un atentado contra la dignidad y la vida de los habitantes" de Colombia, reseñaron el diario bogotano El Espectador y la radio Caracol.

La organización guerrillera aseguró que pese al atentado persiste "con la misma determinación en la solución política al conflicto social y armado que vive el pueblo colombiano, en un diálogo de paz que atienda las voces de los más necesitados y excluidos".

Fuente: Télam