El papa Francisco animó a unos 400.000 fieles en el Parque O’Higgins de Santiago a "que el espíritu de la reconciliación gane espacio entre nosotros" y los convocó a "construir la paz", en su primera misa en Chile, a donde arribó ayer para una visita de cuatro días.

"Frente a la resignación que como un murmullo grosero socava nuestros lazos vitales y nos divide, Jesús nos dice bienaventurados los que se comprometen por la reconciliación", planteó el pontífice en su primera celebración eucarística.

En un día declarado feriado en la capital de Chile para facilitar el movimiento de las miles de personas que iniciaron su ingreso al segundo parque más grande de la ciudad desde las 2 de la mañana, Jorge Bergoglio destacó a "aquellos que son capaces de ensuciarse las manos y trabajar para que otros vivan en paz".

En una homilía basada sobre las bienaventuranzas, a la que él mismo había calificado como su "programa de acción" en un encuentro en Brasil con jóvenes argentinos en 2013, el Papa resaltó además el rol de "aquellos que se esfuerzan por no sembrar división"

"De esta manera, la bienaventuranza nos hace artífices de paz; nos invita a comprometernos para que el espíritu de la reconciliación gane espacio entre nosotros", animó Francisco a sus fieles chilenos, en el marco de su visita cuyo lema es "Mi paz les doy"

En la primera actividad masiva de una gira con la que buscar llevar su mensaje y reflotar la imagen de una Iglesia golpeada por los casos de abusos perpetrados por sacerdotes a menores, Bergoglio animó además a "construir la paz".

"Construir la paz es un proceso que nos convoca y estimula nuestra creatividad para gestar relaciones capaces de ver en mi vecino no a un extraño, a un desconocido, sino a un hijo de esta tierra", planteó ante la multitud.

En una homilía en la que citó al escritor y político Pablo Neruda, convocó además a "ir al encuentro de aquel que lo está pasando mal, que no ha sido tratado como persona, como un digno hijo de esta tierra".

Minutos antes de la misa, a la que concurrieron también miles de fieles argentinos, Francisco se reunió durante 25 minutos con la presidenta chilena Michelle Bachelet, que ayer lo había recibido en el aeropuerto.
 
"Con el Papa Francisco conversamos sobre los múltiples desafíos del nuevo Chile, que tenemos el deber de saber interpretar, acoger, pero, sobre todo, al que debemos dar las respuestas que necesita. La palabra de @Pontifex_es en Chile renueva esa misión", escribió en twitter Bachelet tras la reunión.

Fuente: Télam