Un turista estadounidense participó de un safari en Tanzania y se llevó un gran susto con la visita de un hermoso chita.

El hombre estaba en su auto cuando el animal se trepó al mismo para investigar su interior. El yanqui se quedó inmóvil para que el chita no lo atacara.

Todo quedó registrado en la cámara del turista, que grabó el impactante encuentro cara a cara con el animal. Sorprendido, se quedó varios minutos contemplando al guepardo.

"Honestamente, fue uno de los momentos más terroríficos de mi vida", aseguró Britton Hayes, protagonista del angustioso momento.

Según relató la madre del hombre, el felino permaneció diez minutos en el coche y luego lo abandonó para devorar una gacela. "Mi hijo pudo haber sido la cena", expresó la mujer en Twitter.