Un birmano concurrió una clínica en la ciudad estadounidense de Iowa y por no saber el idioma, dio autorización para una intervención que le cambió la vida para siempre.

Zaw Zaw fue a un nosocomio con el fin de realizarse exámenes de rutina y con la ayuda de su médico personal, se hizo algunos análisis, pero otros se postergaron y debió ser atendido por otros profesionales.

Los doctores, sin entender lo que el paciente quería decir, le hicieron llenar unos formularios que llevó a la confusión total. Zaw autorizó a que le hicieran una vasectomía.

Tras lo sucedido, el centro médico lejos de reconocer el error, le echó la culpa de lo sucedido, ya que desde su punto de vista, él debió haberse asegurado que el procedimiento sea el correcto.

El hombre no se quedó conforme con la explicación y fue a la Justicia, que emitió un fallo polémico. Según explicó el juez de la causa, Zaw fue responsable del 30 por ciento de sus actos y la clínica, un 70. 

El magistrado estableció una indemnización de 2 millones de dólares por los daños ocasionados.

Ver más productos

Ambrosio fue quien introdujo en Occidente el canto alternado de los salmos.

La Iglesia recuerda hoy a San Ambrosio de Milán

El llamativo faltazo de un hombre clave de Macri en su despedida

El llamativo faltazo de un hombre clave de Macri en su despedida

La devoción del Papa por la Virgen.

La devoción del Papa por la Virgen

Ver más productos