Esta semana se dio a conocer un video aterrador para cualquier padre. Fue en el marco de un juicio civil que una familia de Kentucky, Estados Unidos, inició contra una conductora de colectivos escolares. Es que su hija de seis años quedó atrapada en la puerta del autobús cuando volvía de la escuela y fue arrastrada por más de tres cuadras lo que le generó diversos problemas físicos y psicológicos .

< font style="vertical-align: inherit;">Si bien el accidente ocurrió durante el 2015, recién ahora salieron a la luz las impactantes imágenes en medio del juicio contra Melinda Sanders, quien manejaba el colectivo para las Escuelas Públicas del Condado de Jefferson.

La nena fue arrastrada por el colectivo

En las imágenes se puede ver cómo una niña de seis años, que fue identificada en los medios locales como AR, comienza a bajar por la escalinata del colectivo por una puerta delantera. Si bien sus pies tocan el suelo, su mochila queda atrapada entre los paños de la puerta y el colectivo arranca.

El video dura alrededor de un minuto, y se percibe claramente cómo al principio la pequeña intenta correr pero no puede mantener la velocidad del vehículo y termina siendo arrastrada por más de 300 metros.

La chofer no hace caso a lo que le dicen los otros niños e incluso manda a uno a que se siente. Es recién cuando otro conductor le toca bocina que se da cuenta de que algo grave está pasando.

Comenzó el juicio contra Melinda Sanders

Tras el incidente, Sanders fue despedida y comenzó la investigación. El martes pasado comenzó el juicio civil no solo por los daños a la nena sino también por otras faltas que cometió al volante.

Los ves bajar del autobús. Cuando están lejos del autobús, cierras la puerta, te miras en ese espejo y los miras. Tienen que estar a 10 pies de distancia antes de arrancar", dijeron en el estrado Katrina Ferral, entrenadora de choferes de colectivos escolares.

Graves consecuencias para la niña

Tras ser arrastrada por más de tres cuadras, la pequeña tuvo importantes secuelas físicas que requirieron intervenciones quirúrgicas. El doctor Sheldon Bond , cirujano pediátrico que la operó, también declaró ante el tribunal.

"Esta fue el área de la lesión mayor", dijo Bond mientras señalaba la parte superior de la pierna izquierda de la niña. Tuvimos algo de pérdida de piel aquí y algo de pérdida de piel allá (señala cada pierna). Esta fue una abrasión muy grande que fue removida".

Más allá de las lesiones en sus piernas AR tuvo trastorno de estrés postraumático. Hasta el momento, no se ha divulgado la suma que pidieron los padres en el juicio, en concepto de daños.

Así la menor fue arrastrada por el vehículo