En los cuartos de Final del Mundial de Italia 1990, Argentina disputó su partido contra Yugoslavia, que le había ganado de manera agónica a España en los octavos con un gol a los 92 minutos de juego. Por su parte, Argentina había hecho la hazaña que aún hoy recordamos todos: Venía de vencer a Brasil en los octavos con un pase espectacular de Diego y un gol de otro partido a manos de Claudio Paul Caniggia a los 81 minutos de juego, en un encuentro sumamente trabado.

Frente a Yugoslavia, el tiempo reglamentario había terminado en cero y vinieron los penales. Diego estuvo muy nervioso para patear ese tercer penal. De hecho, se lo atajó el arquero yugoslavo Tomislav Ivkovic. ¿Pero que pasó, por qué Maradona lo pateó dubitativo e incluso lo falló?

 

El arquero Tomislav Ivkovic.

La historia se remonta a septiembre de 1989, cuando con el Sporting Clube de Portugal visitó en el San Paolo al Napoli por la Copa UEFA. La ida y la vuelta de esa serie habían quedado también en cero y había llegado la hora de los penales. 

En ese instante, cuando Diego tomó la pelota para acomodarla en el círculo de cal, el arquero Ivkovic le dice algo a Maradona, que hasta el árbitro se sorprendió: "¿Quieres apostar conmigo 100 dólares?, mirá que voy a atajarte el penal, le dije y él me miró sorprendido me respondió: ok, dale"

 

El tiro de zurda de Pelusa fue a la izquierda de Ivkovic, que finalmente le contuvo el penal. A pesar de eso, su equipo, el Sporting Clube de Portugal, perdió 4 a 3 en la tanda de penales.

"Después del partido fue al vestuario, me pagó los 100 dólares y me regaló su camiseta. Infelizmente no la tengo más y no sé dónde está, no tengo ni la más mínima idea de dónde está y es una lástima", relató el arquero yugoslavo.

Lo mismo ocurrió en 1990 cuando Argentina enfrentó a Yugoslavia, pero esta vez Diego cambió el palo y el arquero de Ivkovich nuevamente le atajó ese penal en una serie que terminó 3 a 2 para Argentina y le permitió jugar su partido frente a el anfitrión del mundial, Italia.

 

Ivkovic aseguró que en la tanda de penales del mundial "Diego estaba nervioso, era impresionante en un jugador como él, pero era una responsabilidad muy grande" y afirmó que "se sabe que cuando le atajás un penal a un jugador no le es tan fácil cuando tiene que venir a patearte otro".

 

"Quedé en la historia porque Maradona es Maradona, pero al final de todo perdí", se lamenta quien además de su etapa en Portugal defendió los arcos de Dinamo Zagreb, Dinamo Vinkovci y Estrella Roja de Belgrado, en la ex Yugoslavia; Wacker Innsbruck, FC Swarovski Tirol y Wiener SC, de Austria, Genk, de Bélgica, y Salamanca, de España.

Por otro lado, Ivkovic expresó sus ganas "de dirigir en un país como la Argentina, que tiene una gran tradición futbolística".

Ver comentarios