Después de la gran expectativa generada por el remate de la camiseta azul que utilizó Diego Maradona en el triunfo por 2 a 1 ante Inglaterra en la Copa del Mundo de México 1986 y que fue vendida por casi USD 9,3 millones en la subasta organizada por la casa de remates Sotheby’s, no todos quedaron contentos con el evento

Uno de ellos fue Peter Shilton, el ex arquero inglés, que siempre criticó al astro argentino por haber marcado un gol con la mano, insistió en que pese al valor que la prenda ha adquirido, él jamás la utilizaría: “No hubiera cambiado (camisetas) con Maradona ni por todo el té en China por lo que sucedió ese día. Ni siquiera lo usaría en la casa, ni siquiera para lavar los platos en mi bungalow”.

En diálogo con el portal británico The Sun reveló que luego de que terminó aquel encuentro que dejó afuera del Mundial a la selección inglesa, él no sabía que su compañero Steve Hodgey había intercambiado la casaca con Maradona. Incluso, está convencido de que el ex mediocampista guardó el secreto a propósito: “Si yo y algunos de los otros jugadores hubiéramos sabido que Hodgey tenía su camiseta en el vestidor, no lo hubiese logrado. En el fervor del partido, la habríamos roto en mil pedazos, y apuesto a que Hodgey está feliz ahora que no hicimos eso. Él sabía lo que estaba haciendo cuando no nos dijo que lo tenía”.

En este sentido, agregó: “Mirando hacia atrás, apuesto a que está contento de que no nos hayamos enterado. Estábamos muy enojados, menos mal que no lo hicimos. Me alegro de que un inglés haya sacado algo del juego”.

Saludo amistoso entre Diego Maradona y Peter Shilton antes del encuentro (Archivo).

Shilton se alegró porque Hodgey ha conseguido embolsar una fortuna por haber subastado esa reliquia deportiva y además festejó que ningún argentino la tenga hoy en día, ya que un grupo de Abu Dhabi habría sido el ganador de la puja: “Nos hemos reído los últimos. Es justicia poética por haber sido estafado en esa Copa del Mundo. Es el mejor negocio que haya hecho un futbolista”.

El ex arquero de 72 años que ganó dos Champions League con el Nottingham Forest reconoció que nadie podría haber imaginado después de aquel encuentro en el que Maradona anotó el Gol del Siglo y La Mano de Dios que esa prenda podría valer tanto años más tarde: “Era capitán ese día, todavía me duele ahora. Lo único que me interesaba era ganar la Copa del Mundo, nunca se me ocurrió cambiar la camiseta con Maradona, pero mirando a cuánto se ha vendido, tal vez debería haberlo hecho”.

Peter Shilton: el dolor de ya no ser

Dolido por aquella eliminación, Shilton al menos sonríe por su ex compañero: “Me alegro por él. Él tiene venganza por todos nosotros. Ha ganado una gran cantidad de dinero con Maradona engañándonos. Es una fortuna para lo que fue uno de los partidos más difíciles de mi carrera”.

Cabe recordar que el ex guardameta no invitó a su partido homenaje al crack argentino al considerarlo “deshonesto”, lo que envalentonó a Diego cuando brindó una entrevista en Canal Nueve sobre la decisión de su ex colega: “El dijo que no me invitaba a su partido despedida porque era deshonesto. Encantado, soy Deshonesto Maradona… Ya está. Ya pasó un montón de tiempo. La pelota ya la fue a buscar adentro… ¿De qué estamos hablando?”. Incluso, el ex futbolista inglés había publicado una desafortunada frase tras conocer la noticia de la muerte del Diez: “Diego Maradona had greatness, but no sportsmanship (Diego Maradona tuvo grandeza, pero no deportividad)”.

En una entrevista al sitio The Guardian en enero de 2020, Shilton reveló que había recibido una oferta para aparecer junto a Maradona en un programa, pero él la rechazó: “Siempre tomé esa postura porque fui educado para respetar el juego. He visto a otros jugadores hacer trampa, admitirlo y disculparse. Pero su actitud explica por qué hay animosidad. Nos han ofrecido varias veces juntarnos para terminar el tema. Pero no se disculpará, y no le daré la mano ni lo reconoceré. Siempre digo que es el mejor jugador de la historia, pero no lo respeto como deportista y nunca lo haré”.

Aquellos dos icónicos goles de Maradona le permitieron a la selección argentina ganar 2-1 frente a Inglaterra y avanzar a las semifinales, en donde venció por 2 a 0 a Bélgica, con otros dos tantos del Diez. Luego, el equipo conducido por Carlos Salvador Bilardo se impuso en la final por 3 a 2 ante Alemania y se consagró campeón del Mundo.