Por Gabriel Arias

garias@cronica.com.ar

Por un espacio de casi tres décadas, Alemania sufrió una división que afectó todo tipo de intereses pero los más dolorosos fueron humanos, ya que familias, amigos, compañeros o cualquier tipo de nexo entre las personas permanecieron a oscuras por la construcción del Muro de Berlín. Esas historias de vida dejaron escapes o intentos, que arrojaron detenidos, heridos, muertos o afortunados que lograron comenzar otra vida.

Uno de esos protagonistas se llama Peter Bieber, quien a sus 74 años de edad habló en exclusiva con Crónica desde Berlín, y le comentó cómo fue su vida, sus años encerrado en una cárcel y aquella época oscura que parte al medio una nación. 

Este hombre nació con el final de la Segunda Guerra Mundial en Konigsber (antigua Prusia y hoy ciudad rusa de Kaliningrado), y con el ingreso del ejército soviético de pequeño se trasladó a la isla alemana de Hiddensee, donde estudió y vivió con cierta libertad.

Sin embargo, con la creación del conocido muro (en 1961) su vida comenzó a cambiar como la de millones de alemanes, ya que la región donde habitaba pertenecía a la República Democrática Alemana (Oriental) y notó que los cambios estaban llegando de manera negativa.

"Hasta 1961 pude vivir bien en Alemania del Este. Después que se construyó el muro, hubo muchas prohibiciones. En mi caso no se me permitió decidir qué leer, qué música escuchar o adónde viajar. La policía secreta observaba y controlaba a todas las personas, y las críticas no eran permitidas y se las castigaba. En Berlín Oriental, la noche era muy oscura, había pocos restaurantes y lugares para pasar el tiempo", sostuvo Peter.

El hombre fue detenido en 1972.

Como la situación en esa parte germana era cada vez más insostenible, Bieber intentó varias veces escapar de la parte Oriental hacia la Occidental u otra nación en busca de paz y un futuro mejor. "Hice cuatro intentos de fuga, dos en la frontera de Checoslovaquia (en aquel momento, hoy República Checa o Eslovaquia) a Austria en 1968, uno en 1969 en el puerto de Gdansk en Polonia y otro ese mismo año desde Bulgaria hacia Turquía", agregó el hombre.

Sin embargo, en 1970 se le presentó una chance que aprovechó al máximo aunque se exponía al arresto. En abril de ese año, Peter se escondió en un armario en el espacio de carga de un camión hacia Alemania Occidental, y a pesar de los inspectores que estaban ubicados en varios sectores de la ruta, el hombre logró su objetivo de cruzar la frontera.

Con el objetivo cumplido, Peter comenzó a ayudar a otros a lograr el sueño de vivir en un "lugar mejor": "Después de mi fuga en 1970. conocí a algunas personas en Berlín Occidental que también habían logrado escapar, ayudé a 11 personas en 1972 a escapar con éxito, pero luego fui detenido y encarcelado por 5 años (alguien habría informado sobre estos planes a llevar a cabo)", relató Bieber.

Bieber, en su celda de Berlín.

En 1977, el gobierno de Alemania Occidental (RFA) logró comprar su libertad y fue devuelto por los orientales. A partir de ese momento, Peter pudo estudiar, trabajar y vivir una vida plena aunque no pasaba lo mismo con sus compatriotas del "otro lado del muro". De hecho, cuando se lo consulta por las décadas que su nación estuvo dividida, Bieber cree que "de 1949 a 1989, Alemania Oriental fue una dictadura y un estado sin ley, ya que sólo existía el poder del Partido de la Unidad Socialista. La gente vivía en 1961 en el estado como una gran prisión. En Alemania Occidental, se desarrolló un orden liberal y democrático".

Para alegría de Alemania y sus habitantes, llegó el ansiado 9 de noviembre de 1989 donde la libertad derribó al Muro de Berlín, y los teutones lograron fundirse en un gran abrazo hermanado por tantos años de dolor y separación. "Estaba ese día en el cruce fronterizo en el lado oeste de Berlín, cuando se abrió el muro. Fue un gran placer para mí, y mucha gente vino desde el lado este, lloró y se rió con nosotros", subrayó este hombre.

Consultado sobre qué pasó con Alemania tras ese hecho, Peter describió que "al principio hubo una gran euforia y muchas esperanzas para un nuevo tiempo. Entonces, muchas personas quedaron decepcionadas luego por el lento desarrollo. Las viejas fuerzas políticas socialistas permanecieron y surgieron nuevas corrientes en la escena radical de derecha. En particular, la política actual de refugiados crea una fuerte polarización".

Causas de la caída

El 9 de noviembre de 1989 quedará en la historia como el "fin de la división alemana", y porqué no el principio de la conclusión de la denominada "guerra fría" entre comunistas y capitalistas, que por décadas dividió al mundo. Pero ¿cuáles fueron las causas por la cuales cayó el Muro de Berlín? es una pregunta que tiene interesantes respuestas.

A finales de la década del 80, el mundo comunista estaba en crisis y ya le era difícil sostener económicamente a sus regiones en Europa, entre ellas la Alemania Oriental, con lo cual comenzó a perder fuerza y a debilitarse a pasos agigantados. A todo esto, en mayo de 1989 la frontera entre Austria (bloque occidental) y Hungría (bloque oriental) se abrió definitivamente, y la gente viajaba hasta la misma para pedir asilo en las distintas embajadas de la república Federal Alemana, en búsqueda de "cambiar de vida".

Peter, con la parte del muro que aún se conserva.

Ante esta particular situación, la Alemania Oriental comenzó a restringir los controles para poder salir del país, aunque su población exigía a través de múltiples protestas que los mismos fueran libres en la frontera. Sin embargo, ocurrió algo que fue el disparador de la caída final del muro y tuvo lugar en una conferencia de prensa, cuando el miembro del Politburó de la República Democrática Alemana, Gunther Schabwski, explicaba los pormenores de una nueva disposición gubernamental sobre viajes al extranjero sin requisitos especiales, y en ese momento el periodista italiano, Ricardo Ehrman (de la agencia ANSA) le preguntó a partir de cuándo regía, y el funcionario sin saber le dijo ¡a partir de ahora!.

En ese instante, la gente de ambos lados del muro se agolpó, y aquellos que estaban en la parte oriental comenzaron a cruzar la "frontera" ante la atónita mirada de los soldados, que hada hicieron porque no tenían ninguna orden. Además, la gente comenzó a derribar el muro con cinceles, picos y martillos, algo que fue logrado en la madrugada del 10 de noviembre, donde nació una nueva Alemania. Tras varios meses de restauración institucional, el 3 de octubre de 1990 las dos alemanias se reunificaron y volvieron ser una.

Ver más productos

Santa Cecilia, en el recuerdo de la iglesia católica.

La iglesia recuerda hoy a Santa Cecilia de Roma

Macri planea resolver la transición por decreto

Macri planea resolver la transición por decreto

El Vaticano contra “la manipulación de la religión”

El Vaticano contra “la manipulación de la religión”

Ver más productos