El violento hecho ocurrió en una estación de servicio de Nashville, Tennessee, Estados Unidos, y toda la secuencia quedó registrada por las cámaras de seguridad del lugar.

Bailey Cantrell estaba en su auto cuando el sujeto se le acercó y le pidió su número de teléfono. Ella lo rechazó en dos oportunidades. A la tercera, le dijo que era lesbiana.

Inmediatamente, el cobarde saltó en el capó del auto y le destrozó el parabrisas. La joven intentó escapar pero el violento la sacó de los pelos del vehículos, la arrastró y la golpeó.

Dos agentes de la policía llegaron hasta el lugar pero no dieron con el agresor. Las autoridades iniciaron una investigación.

"Esta mier... realmente pasa en este mundo. No le di mi número de teléfono y éste fue el resultado. Cuídense, gente. La gente está cagada", tuiteó la víctima.