Le venían llenando la cabeza desde hace un tiempo. Cada vez que viajaba fuera de su país, al regreso alguien le hacía algún comentario sobre las andanzas sexuales que su esposa mantenía en su ausencia. Hasta que un día no pudo más de los celos y decidió pegarle la vagina a su mujer con súper pegamento para que no le siga siendo infiel.

Según dio a conocer el Daily Mail, este hecho ocurrió en Kenia y tiene como protagonista a Dennis Mumo, un hombre de 36 años. Cuando la Policía lo interrogó, él se defendió diciendo que tenía pruebas de que su mujer lo había engañado con, al menos, cuatro hombres.

También detalló que previo a su última salida por trabajo a Ruanda,  revisó el teléfono de su mujer y descubrió que había una foto de ella desnuda que venía acompañada con el mensaje "la próxima semana será fuego" y tenía como destinatario a uno de sus múltiples amantes.

Mumo fue detenido tras el aviso de sus vecinos a la Policía, quienes alertados por los gritos desgarradores de la mujer al intentar orinar, hicieron la denuncia. El hombre fue detenido y permanecerá allí hasta que sea llevado a la Justicia. Fueron presentados cargos por violencia doméstica, abuso sexual y ataque con riesgo de provocar la infertilidad.