El expresidente del Barcelona Josep Maria Bartomeu quedó en libertad provisional tras negarse a declarar en una causa abierta por los delitos de administración desleal y corrupción entre particulares.

Bartomeu, que había sido arrestado este lunes, fue beneficiado por la jueza de Instrucción número 13 de Barcelona, Alejandra Gil, quien también dejó libres en forma provisoria a quien era el asesor presidencial del club catalán, Jaume Masferrer.

 

Tanto Bartomeu como Masferrer se negaron a declarar ante la jueza, que los seguirá investigando.

Gil quiere establecer el uso de fondos del club azulgrana para, presuntamente, difamar a directivos opositores a Bartomeu y hasta jugadores del plantel que tiene como capitán a Lionel Messi.

Para la jueza, el club fue perjudicado en el llamado caso Barçagate por el pago de sobreprecios a una empresa dedicada a mejorar la reputación de Bartomeu y su directiva mediante una campaña en las redes sociales.

 

El Barçagate salió a la luz en febrero del año pasado, cuando la cadena informativa SER descubrió que el FC Barcelona había contratado los servicios de una empresa externa para  difamar a jugadores y opositores al presidente.

También se encuentran bajo investigación Óscar Grau, consejero delegado del club azulgrana, y Román Gómez Pontí, jefe de los servicios legales de la entidad deportiva. Ambos quedaron libres anoche.

El Barcelona celebrará el domingo las elecciones a la presidencia del club.

Ver comentarios