Robert Mugabe, de 93 años, renunció a la presidencia de Zimbabwe de forma "voluntaria", según una carta del ex mandatario, quien dirigió el país del sur del continente africano durante los últimos 37 años, hecha pública por Jacob Mudenda, presidente de la Cámara Baja.

Desde 1980, con la independencia del país, Mugabe controló las riendas de Zimbabwe

El 18 de abril de 1980 Rodesia logró su independencia tras 90 años como colonia británica y adquirió el nombre de Zimbabwe. Durante la guerra de independencia (1972-1979) entre nacionalistas negros y la minoría blanca en el poder, liderada por Ian Smith, murieron 27.000 personas. Robert Mugabe, líder de la Unión Nacional Africana de Zimbabwue (ZANU), se hace con el poder como primer ministro. Joshua Nkomo, presidente de la Unión Nacional Popular Africana (ZAPU) y compañero de Mugabe durante la lucha armada, es nombrado ministro del Interior. 

El 17 de febrero de 1982, Nkomo, acusado de planear un golpe, es expulsado. La resistencia armada en su bastión de Matabeleland choca con la sangrienta represión del gobierno, con un saldo de al menos 20.000 muertos. 

El 30 de diciembre de 1987, Mugabe se convierte en jefe de Estado tras reformar la constitución para transformar el país en un régimen presidencialista. Dos años después, los movimientos rivales se fusionan para convertirse en la Unión Nacional Popular Africana - Frente Patriótico (ZANU-PF).

Toma de granjas de blancos

En febrero del año 2000 comenzó una violenta campaña de expulsiones, con veteranos de guerra favorables a Mugabe tomando el control de granjas de propietarios blancos. Más de 4.000 de los 4.500 campesinos blancos fueron expulsados de sus tierras con apoyo del régimen, bajo el objetivo oficial de corregir las desigualdades procedentes de la era colonial.

Mugabe se aferra al poder

En marzo de 2002, Mugabe es reelegido presidente en unas elecciones marcadas por la violencia y entre generalizadas denuncias de amaño. Occidente impone sanciones.
 
En marzo de 2008, ZANU-PF es derrotado por el Movimiento para un Cambio Democrático (MDC) de Morgan Tsvangirai en las elecciones legislativas. Tsvangirai gana la primera vuelta de la elección presidencial, pero se retira en la segunda, alegando violencia contra sus partidarios. Mugabe inicia un nuevo mandato presidencial. 

En agosto de 2013, Mugabe es reelecto en los comicios del 31 de julio con 61% de los votos, frente a Tsvangirai, con 34%. Tsvangirai califica la elección de “enorme farsa” y de “nula y vacía”. Sin embargo, la Unión Europea empieza a normalizar sus relaciones con Zimbabwe, retirando la mayoría de sus sanciones. 

Purga

El 6 de diciembre de 2014, Mugabe nombra a su esposa Grace, que hoy tiene 52 años, presidenta de la división femenina del gobernante ZANU-PF. Después busca reprimir las disputas internas sobre su sucesor llevando a cabo una purga de sus enemigos. 

El 14 de abril de 2016, el MDC reúne a más de 2.000 manifestantes en Harare en la mayor marcha organizada en una década contra Mugabe. 

El 24 de septiembre de 2017, el pastor activista Evan Mawarire es detenido tras publicar un video en el que se quejaba del empeoramiento de los problemas económicos. 

El 6 de noviembre, Mugabe destituye al vicepresidente Emmerson Mnangagwa, durante mucho tiempo considerado su posible sucesor y quien huye del país. 

El 13 de noviembre, el jefe del Ejército de Zimbabwe, general Constantino Chiwenga, ordena “parar” la purga y advierte que los militares podrían intervenir. 

El 14 de noviembre varios testigos ven tanques desplazándose cerca de Harare y por la noche se oyen disparos en las inmediaciones de la residencia presidencial. 

El 15 de noviembre de madrugada las Fuerzas Armadas anuncian una intervención contra “criminales” del entorno de Mugabe pero niegan un golpe de Estado contra el presidente. 

El 19 de noviembre el partido gobernante destituye como líder de la agrupación a Mugabe y le exige que renuncie a la presidencia. Previamente distintos grupos (jovenes, ex combatientes) había hecho lo mismo.
Por la noche Mugabe habla por televisión, evita toda alusión a una salida del poder y promete que presidirá el próximo congreso partidario. 

El 21 de noviembre Mugabe renuncia en una carta al Parlamento, que estaba reunido para tratar su destitución.