El expresidente de Brasil, Luiz Inácio Lula da Silva, se puso el traje de candidato a presidente a dos meses de las elecciones del 2 de octubre, prometió una futura gestión mejor que la del pasado, y apuntó contra el actual mandatario, Jair Bolsonaro, tildándolo de "bobo de la corte" sin poder.

Lula da Silva continúa con su campaña presidencial en búsqueda de retornar en el poder, luego de siete años de mandato entre 2003 y 2010. En el último sufragio no pudo participar debido a su detención, en 2016, por sospechas de corrupción en la conocida "Operación Lava Jato". Sin embargo, en 2019 la Justicia lo encontró inocente en la causa y recibió la orden de encarcelación.

De esta manera, se presentó en uno de los noticieros mas visto de la televisión de Brasil y allí puntualizó en las medidas económicas que tomaría, de ser elegido, para "mejorar la calidad de vida" de los brasileños. En esa línea adelantó que "Si ganamos las elecciones habrá una marea de amigos de Brasil que están desaparecidos y que nos visitarán porque seremos amigos de todo el mundo". "Brasil no tiene conflictos internacionales", agregó.

 


El político progresista fue encarcelado 580 días por recibir presuntos sobornos de la causa de corrupción, vinculado al lavado de dinero de la empresa mayoritariamente estatal, Petrobras. En ese sentido, criticó a la influencia de los medios de comunicación, en especial a la cadena TV Globo, donde fue entrevistado con un raiting de 31,2 puntos. "Fui masacrado por cinco años consecutivos. Arrojaron al lodo mi prestigio", sentenció Lula.

Para redoblar la apuesta, tomó la palabra para dirigirse a cada habitante brasileño: "Quiero volver mejor de lo que fueron mis ocho años de gobierno. Quiero volver porque quiero hacer las cosas que debería haber hecho pero no sabía que era posible hacer".

Junto a su compañero de formula, el conservador y exgobernador de San Pablo, Geraldo Ackmin, el exmetalúrgico tiene como objetivo "pacificar el país contra el odio diseminado" por la ultraderecha, en referencia a su rival político, Jair Bolsonaro, a quien estaría vendiéndolo, según marcan las encuestas, por 15 puntos de ventaja.

Lula da Silva Criticó a Jair Bolsonaro


Párrafo aparte, Lula disparó con munición pesada contra el actual presidente brasileño, Bolsonaro, y lo criticó duramente al considerarlo como un "bobo de la corte". Este término hace referencia a una decisión determinante para el país, como el control presupuestario, y para Lula es controlado por el titular de la Cámara de Diputados, Arthur Lira, y que el actual mandatario no tiene poder y se deja influenciar.

"Los ministros llaman a Lira, no a Bolsonaro. Hay que terminar con este semipresidencialismo", sentenció el candidato principal a sacarle el puesto al actual mandatario. Además, cuestionó sus políticas de falta de cuidado de medio ambiente con el agronegocio y "el incumplimiento de las normas", y que "buscan explotar ilegalmente la selva amazónica" para exportar manufacturas hacia China y Europa.

Las última novedad relacionada a las elecciones presidenciales es que se cancelaría el debate, del próximo domingo, entre los dos máximos exponentes. Todo indica que pasaría por una maniobra estratégica de parte de sus asesores, ya que anticipan mejoras en las encuestas y un paso en falso pondría en riesgo una posible victoria el 2 de octubre para alguno de los dos candidatos.

Ver comentarios