Desde que el líder del Partido Socialista Obrero Español, Pedro Sánchez, presentó la moción de censura contra el presidente del gobierno español, Mariano Rajoy, empezó el tiempo de hacer cuentas para saber si se iba a conseguir el número de legisladores para aprobarla. Finalmente, este miércoles, tras muchas negociaciones, la cifra necesaria habría sido alcanzada (180 de un total de 350, pertenecientes a ocho fuerzas políticas) y este jueves, en la votación, el mandatario sería expulsado.

Para eso, fue fundamental que Sánchez, quien se prepara para ocupar el lugar de Rajoy, hiciera algunas promesas a los representantes de los partidos nacionalistas vascos y catalanes, con los que no tenía la mejor relación. De concretarse la salida de Rajoy, además de la asunción del socialista, se prevé la convocatoria adelantada a elecciones para formar un nuevo Congreso, ya que el actual tiene mandato hasta 2020.