Desde los lejanos años 80, con el surgimiento de la Atari, los videojuegos impulsaron la computación a niveles insospechados. Las consolas se fueron ampliando y perfeccionado, trayendo juegos cada vez más originales y de factura técnica impecable en imagen, sonido y periféricos.

Los progresos fueron haciendo que el público (chicos, adolescentes y no tanto) se volcara en masa a ese tipo de entretenimiento. Y los resultados están a la vista.

La consultora global Newzoo, dedicada al gaming, estimó que en 2022 los videojuegos generarán ganancias por U$S 203.000 millones en todo el mundo, mejorando los niveles del fructífero año pasado. La estimación es que habrá en todo el mundo unos 3.090 millones de jugadores, superando el récord de 2020, durante la primera ola de la pandemia.

Si bien los consumidores de juegos utilizan múltiples plataformas -consola, PC y dispositivos móviles-, la que sigue dominando la industria de los videojuegos es el teléfono celular. Los especialistas aseguran que el mobile gaming se expandirá durante el año representando 45% del segmento del negocio; seguido por el de experiencias de consolas con 29%; y luego los juegos de PC y descargas digitales con 19%.

Con relación a América Latina, los analistas hablan de un crecimiento anual del 10% en cantidad de jugadores al finalizar 2022, lo que se traduce en US$ 8.900 millones de inversión total por parte de los consumidores gamer de la región.

Videojuegos: los millones que mueven los E-sports

De acuerdo con el reporte de Newzoo, en el segmento esports se espera un incremento en ganancias de casi US$ 1.380 millones para este año a nivel mundial.

La mayoría de las inversiones que llegan al mundo esports están relacionadas con contratos de sponsors con equipos, torneos y transmisiones en vivo.

“Un equipo esports al igual que cualquier club de fútbol tradicional, necesita del apoyo y financiamiento económico para crecer en estructura y poder abrir el juego a otros verticales de negocio", explicó Esteban Abeledo, director general de Furious Gaming.

Por su parte, aunque las regiones más importantes del planeta -Europa, China, Norte América, Corea del Sur y Japón- siguen dominando los deportes electrónicos, se espera un crecimiento exponencial de esports en mobile en Latinoamérica, Medio Oriente, el Sureste Asiático y la India.

La calidad de la imagen y el sonido de los juegos es notable.



Según una investigación sobre el consumo gamer en Latam, realizada por Cisneros Interactive junto a Justmob, más de 50% de los gamers argentinos juegan con una frecuencia diaria, y 70% por lo menos tres veces al día.

También es exponencial el crecimiento de los torneos E-sports: los streams crecieron 258% durante 2021 respecto al 2020 debido, principalmente, a la participación del público latinoamericano.