Los ciudadanos de Chapecó, del estado brasileño de Santa Catarina, amanecieron indignados por la noticia de una cocinera de un reconocido local gastronómico local que esta semana tuvo que denunciar a su jefe por abuso sexual de la forma más insólita.

Se trata de la empleada de una cafetería muy famosa de la región que, desesperada por la situación que estaba padeciendo, pidió auxilio a unos clientes a los que les enviaría un pedido por delivery a través de un mensaje escrito en una servilleta.

"Por favor, llame a la Policía a esa dirección. Mi jefe me está acosando y está tratando de drogarme. Soy cocinera. Por favor, no es una broma", escribió la joven de 19 años en un fragmento de papel que pudo esconder entre los alimentos.

Al recibir el paquete y observar que llevaba ese mensaje, los clientes chapecoenses llamaron inmediatamente a la Policía, y cuando éstos llegaron al local, el propietario y la trabajadora estaban solos.

Según el testimonio de la víctima, el dueño del comercio gastronómico habría intentado abusar de ella, y además le propuso sexo a cambio de dinero y mezclar alcohol con cocaína.

El desesperado pedido de auxilio de la cocinera de 19 años que denunció a su jefe por abuso sexual.

Finalmente, tras una pesquisa policial, se hallaron en el local dos paquetes con cocaína. En tanto, el propietario, de 48 años de edad, fue llevado a la comisaría, mientras el caso sigue en investigación.