Las autoridades de la ciudad estadounidense de Birmingham cerraron una de sus escuelas más grandes para investigar por qué los detectores de metales y otras medidas de seguridad no evitaron que los estudiantes manipularan un arma en un aula, lo que causó la muerte de una joven de 17 años e hirió a otro adolescente.

"Consideramos que es accidental hasta que la investigación nos lleve a otro lado", dijo Orlando Wilson. jefe interino de la policía de la ciudad más poblada del estado de Alabama, en el sudeste del país, al informar de lo sucedido en la Huffman High School.

El jefe policial aclaró que el tiroteo no fue similar a los ataques con armas de fuego cometidos en otros colegios en todo el país. "No fue alguien de fuera que entró a la escuela", aseguró.

Los investigadores recuperaron el arma que, según informó el canal de noticias FOX6 WBRC-TV, fue llevada a la escuela por un estudiante de 12 años, mientras revisaban videos de las cámaras de vigilancia en busca de pistas.

Además entrevistan a estudiantes y al personal para determinar exactamente cómo se desató el tiroteo. "Tenemos muchas preguntas sin respuesta”, admitió Wilson, quien se negó a informar quién disparó. 

El alcalde de Birmingham, Randall Woodfin, reportó que la joven fallecida era una estudiante del último año, a punto de cumplir 18 años, y ya había sido aceptada en la universidad.

El portal de noticias local Al.com identificó a la víctima como Courtlin Arrington, una joven negra que proyectaba estudiar enfermería, pero la información no fue confirmada oficialmente.

@bshelburne"Esta joven mujer de 17 años perdió su vida. Estaba a 30 días de cumplir 18 años, había sido aceptada en la universidad y quería estudiar enfermería. Muchas preguntas sin responder sobre el tiroteo en Huffman High School, pero recuerden a la víctima. Ella tendría que estar viva. Se rompe mi corazón por su familia"

Según Al.com, Arrington recibió RCP en la escena y de camino al hospital, pero los esfuerzos para revivirla fracasaron.

En el confuso episodio, también resultó herido otro joven de 17 años, miembro del equipo de fútbol del colegio, quien tras ser trasladado al Hospital por el Servicio de Bomberos y Rescate de Birmingham se encuentra en condición estable, afirmó la cadena de noticias CBS.

El tiroteo motivó que durante la tarde de ayer los estudiantes y docentes que todavía estaban dentro de la escuela fueran retenidos por unas horas en el edificio escolar. Wilson también confirmó que los detectores de metales estaban en su lugar y funcionando. “Esto no debería suceder en las escuelas”, dijo.

La Superintendente de las Escuelas de la ciudad, Lisa Herring, justificó el cierre del colegio durante la jornada de hoy para permitir un exhaustivo operativo de seguridad debido a “la magnitud” del hecho.

"Queremos asegurar a nuestros padres, estudiantes, personal y comunidad que la seguridad es una prioridad para las escuelas de la ciudad de Birmingham, señaló.

Huffman High, en el noreste de la ciudad, es una de las escuelas secundarias más grandes de Birmingham.

Por su parte, la gobernadora de Alabama, Kay Ivey, afirmó que “aunque fue un accidente”, lo sucedido “reafirma que no hay lugar para que los estudiantes tengan armas de fuego u otras armas en el campus”.

El tiroteo tuvo lugar un día después de que Ivey creara un consejo de seguridad escolar en Alabama para que los colegios compartan información sobre posibles amenazas y capaciten a estudiantes y empleados escolares sobre cómo responder a una situación de emergencia. Varios proyectos de ley en esta línea ingresaron a la legislatura de Alabama después de que 17 personas murieran el mes pasado en un tiroteo en una escuela secundaria de Parkland, Florida, que reavivó el debate por el control de armas en el país y llevó a los alumnos sobrevivientes de la masacre de Parkland a convocar a una marcha nacional el 24 de marzo próximo en Washington.